//

Falsas recetas frente a la crisis

En Estados Unidos el gasto del gobierno central se ha duplicado en términos reales durante la última década, de cada dólar 43 centavos es deuda (que hoy representa el 95% del PBI y que se ha monetizado en grado superlativo), el déficit significa el 13% del producto, las regulaciones asfixiantes ocupan 75.000 páginas y el quebrado sistema de pensiones carcome una parte tal de los ingresos gubernamentales que proyectados al 2017 se consume todos los tributos federales.

¿Cuál desigualdad?

En nuestro mundo moderno se producen paradojas superlativas respecto al tema de la igualdad o desigualdad. Me referiré a dos igualdades y a dos desigualdades de modo muy esquemático y resumido.

Acerca de la maldad

Los grados de malicia, de perversidad, el engaño, la trampa, el daño, las acciones criminales y las abominables contra personas siempre están conectadas a la demolición de las autonomías individuales de otros.

William Graham Sumner: una luz potente

Básicamente un decimonónico aunque murió en 1910, Sumner se graduó en la Universidad de Yale de la que fue su primer profesor de sociología y luego, durante cuatro décadas, profesor de economía política, después de dejar sus funciones como pastor de la Iglesia Anglicana para lo que también estudió teología en la Universidad de Oxford.

¿Son objetivas las noticias?

Me adelanto a contestar el interrogante planteado en el título de esta nota: las noticias no son objetivas, ni pueden serlo. La selección misma de la noticia es subjetiva y la interpretación de los “hechos” en ciencias sociales dependen del sujeto que interpreta y, además, esos “hechos” de las ciencias sociales no tienen el mismo significado que en ciencias naturales.

Disturbios y quejas en Wall Street

Solo pueden defender el mamarracho sistema que vive hoy el llamado mundo libre, los prebendarios y los señoritos del statu quo que fabrican suculentos negocios a la sombra de los amigos del poder que la juegan de empresarios

Putin y el terror verde

Los rusos han padecido el terror blanco, luego el terror rojo y ahora el terror verde, esto es, la angurria por acumular dólares en cuentas del exterior a cualquier costo y recurriendo a chantajes, fraudes y mercados cautivos de diverso calibre.

// MÁS DEL AUTOR

Menú