// CARTAS AL DIRECTOR

Los hombres y mujeres con síndrome Down

¿Algún tribunal se negaría a admitir la demanda contra una discriminación clamorosa y pública de homosexuales sólo porque la Fundación que promueva la demanda no está formada por homosexuales? ¿Este mismo Tribunal Europeo de Derechos Humanos se atrevería a hacerlo? Los hombres y mujeres con síndrome Down son tan hijos de Dios, tan ciudadanos de cualquier país, tan sujetos de derechos, como cualquier otro ciudadano en cualquier parte del mundo. Y sus derechos pueden ser defendidos por cualquier colegio de abogados, que en absoluto son víctimas del mal que se les quiera hacer. Con esa medida, el Gobierno francés y el Tribunal en cuestión, se arrogan el “derecho” de prohibir sonreír en público. ¿Quién le ha dado ese poder? ¿Qué bien quieren defender con esa prohibición? ¿Qué mal puede hacer la sonrisa de una madre y de su hijo Down? ¿O quieren el Gobierno y el Tribunal, establecer una ley que prohíba a los Down, a sus madres, a sus familias, ser felices, sonreír? Por estos caminos–aborto, eutanasia, lgtbi, etc-, la Unión Europea no llegará nunca a dar origen a una nueva civilización en Europa; y no tendrá el espíritu, la fuerza para defenderse de quienes anhelan destruirla. Nos quejamos, y con razón, contra los racismos, contra las discriminaciones por el color de la piel, contra las injusticias económicas-sociales, etc, etc. ¿Se puede construir una sociedad, una cultura, una civilización, manteniéndonos en silencio ante el aborto organizado y planeado contra los síndromes Down, y negándoles el derecho a sonreír a quien sobreviven a ese asesinato sistemático?

Domingo Martínez Madrid. Baños de Valdearados (Burgos)

En los últimos días…

… han coincidido en la esfera internacional dos acontecimientos que pueden darnos algunas claves sobre el futuro de la democracia, la muerte de Isabel II y la guerra en Ucrania. En Ucrania, donde desde hace más de seis meses se lucha por la libertad y por un sistema democrático, la guerra ha dado un giro inesperado. El ejército ucraniano ha conseguido romper las líneas rusas en el este del país. Según algunas informaciones habría retomado el control de veinte pueblos y ciudades. Las tropas ucranianas además ultiman su contraofensiva en la región de Járkov. Estos avances han sido posibles gracias al material militar y a la información que facilita los países occidentales, pero fundamentalmente gracias a la moral de la tropa y de los civiles que se han defendido de la invasión con una excepcional determinación. Desde febrero nos ha sorprendido a todos la energía despertada por una invasión injusta. Además en los últimos días parece que está creando problemas internos a Putin, principal agresor.

Juan García. Cáceres

El disparate de la Ministra

Las recientes declaraciones de la ministra Irene Montero en la Comisión de Igualdad del Congreso, en mi opinión demandan una rectificación inmediata o su salida del gobierno. Su afirmación de que cualquier niño puede tener relaciones sexuales con un adulto, siempre que haya consentimiento por parte del menor, es algo más que una irresponsabilidad política. Estamos ante un disparate moral y legal que no tiene excusa en alguien que forma parte del Consejo de ministros. Sólo una profunda ceguera ideológica puede impedir a Montero saber que los niños no tienen capacidad para un juicio consciente y libre, por tanto, no puede hablarse en su caso de libre consentimiento. Uno de los fundamentos del derecho occidental es la protección del desarrollo de la conciencia de los niños dentro de su proceso de maduración. Esa conciencia será la base del ejercicio de su libertad. Máxime en lo que se refiere a la sexualidad, que no es solo una función biológica, sino que afecta al núcleo íntimo de la identidad personal.

 

Pedro García. Sant Feliu de Guíxols (Girona)

Prohibido sonreír

El gesto del Estado francés de prohibir la difusión de un video en el que una madre, sonriendo, abraza a su hijo con síndrome Down, que también sonríe; además de ser una aberración legal, supera los límites del campo de la acción legal de cualquier Estado. Una prohibición semejante me parece que va más allá de todo poder de un Gobierno, salvo un gobierno que se declare a sí mismo dictatorial y totalitario. Se olvida con demasiada frecuencia que, en las sociedades constituidas por hombres y mujeres, el poder tiene su sentido y su función en la medida que es un servicio al bien común de los ciudadanos. Si no es un servicio, es muy fácil que acabe siendo una banda de ladrones, de hombres corruptos, etc. etc. En el video, la madre y el hijo sonríen, y transmiten la dicha de vivir y de estar en familia felizmente. ¿Quiere el Estado francés quitar la ciudadanía a los nacidos en Francia con síndrome Down? ¿Por qué no prohíbe –y lo haría entonces con una cierta base legal- la difusión de videos calumniosos, difamatorios, pornográficos, blasfemos, etc., etc.? Y en esta aberración legal el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se ha unido al Estado francés al negarse a intervenir en el contencioso que enfrenta, por esa prohibición, el Estado francés con la Fundación Jerome Lejeune. Y lo ha hecho argumentando que “los demandantes –la Fundación- no pueden ser considerados víctimas en el sentido del Convenido Europeo de Derechos Humanos”. ¿Desde cuándo los que defienden los derechos de unas personas tienen que ser víctimas de las ofensas que esas personas han recibido?

Jesús D Mez Madrid. Girona

La agonía de un país

Etiopía es uno de esos lugares de la geografía del dolor, tantas veces ocultos a la tiranía de la opinión pública. Después de una tregua de cinco meses, que siguió a casi dos años de guerra civil, a finales del pasado mes de agosto se han vuelto a desatar las hostilidades en el país africano, con el dramático resultado de 60 víctimas mortales y más de 20.000 personas desplazadas a causa de la violencia que ha estallado en la región de Oromia, la más poblada del país, entre las fuerzas progubernamentales y los llamados rebeldes de Tigray. Los obispos etíopes han sido, una vez más, muy claros y valientes en su mensaje. La guerra solo trae destrucción y miseria, y han invitado a todos los católicos a unirse en oración por la paz y la estabilidad del país, durante los días del mes de Pagumen, el decimotercer mes del calendario etíope, que comenzó se segundo domingo de septiembre.

JD Mez Madrid. Olot (Girona)

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
17 - 5 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú