// CARTAS AL DIRECTOR

La energía, el pollo y los hogares de Cataluña

El pasado día 19 leía el titular “El pollo es la carne más consumida a los hogares de Cataluña”.

Según la nota, el 2020 logró un volumen de 98.100 toneladas consumidas, lo que representa un 26,6% del total de la carne fresca que se consume en los hogares catalanes, con 13,80 kg de consumo per cápita. En cuanto al consumo de huevos, el 2020 en Cataluña ascendió a 74.282 toneladas, lo que supone 10,45 kg per cápita. En estos momentos, la falta de rentabilidad de las explotaciones puede llegar a provocar un desabastecimiento al mercado de carne avícola y huevos de proximidad, a favor de países terceros, que no cumplen las mismas normativas en materia de sanidad, ni bienestar animal, y resulta menos sostenible, desde el punto de vista del medio ambiente.

La entidad agrícola ganadera que facilitaba los datos, reclama que los ganaderos reciban un precio suficiente para compensar esta pérdida del 30%, y que no se utilice su producción como producto reclamo. Estas medidas se tendrían que aplicarse de forma urgente para salvar un sector muy identificado con nuestra cultura, y que se encuentra sometido a inversiones constantes para garantizar la máxima eficiencia, el bienestar animal y la sostenibilidad.

Jesús Domingo Martínez

La salud de tu cabeza

Se ha puesto de moda decir que el que no piensa como tú es un desequilibrado, cuando lo más probable es que el desequilibrado seas tú si piensas así de los demás.

Hace tiempo que no se hablaba tanto de la salud mental como ahora por culpa de la pandemia. Además de que la pandemia afecte a tu cuerpo, e igual vas y te mueres por su culpa, como le está pasando a tanta gente, hay personas que hablan más de la salud de tu cabeza, y de que se te está deteriorando por culpa de la covid.

Los últimos datos, producidos especialmente entre jóvenes, son preocupantes. Que si sufres angustia o ansiedad cuando te ves con la mascarilla puesta, o cualquier dolorcillo de cabeza te lleva a pensar que la covid está ahí, en vez de pensar que hayas dormido mal esa noche o que comiste tal o cual producto.

Jesús D Mez Madrid

Un personaje peligroso

Un título sugerente para una novela ya antigua y siempre moderna, que es de las preferidas del Papa Francisco, lo cual no deja de ser significativo.Es una profecía de la increencia, de la paganización del mundo occidental.

Benson, que escribe a principios del siglo pasado, plantea un ambiente generalizado de falta de fe en Occidente, opuesto a un peligro de Oriente, que amenaza con la guerra y que persiste en la fe de las diversas religiones. Ya desde el principio de la novela se plantea la problemática: “La consecuencia de tales planteamientos era que las controversias por motivos ideológicos de creencias podían ser tenidos como la más grave herejía y el mayor obstáculo para conseguir una línea de progreso, que solo se llevaría a cabo mediante la integración de los individuos dentro de la familia, de la familia en el estado y de los Estados nacionales en el gran estado universal”. O sea, no es que hay quien cree y quien no cree, es que ya no se puede hablar del tema de Dios.

Curiosamente estamos llegando a estos extremos en nuestro país. Resulta que si alguien quiere disuadir a una madre agobiada de que aborte, es un delincuente. Ya no es cuestión de discutir si aborto si o no, ahora el extremo es que ya no se puede hablar sobre ello. Pronto nos dirán que quien pretende acercar a la fe a un amigo es un personaje peligroso.

Pedro García

La edificación de condiciones de vida

La paz exige la edificación de condiciones de vida a la altura de la dignidad humana. A este respecto, Francisco, el Papa, recuerda, con toda la Doctrina Social de la Iglesia, que este compromiso, edificar las condiciones de vida a la altura de la dignidad humana, implica a la sociedad civil, a los trabajadores y a los empresarios, a la escuela y a las universidades, a las comunidades religiosas, a los gobiernos y organismos internacionales. Sin olvidar que la política juega en esta tarea un papel importante, centrado en promover la justicia y asegurar la libertad.

José Morales Martín

Nivel universitario

Hablar hoy de universidad es hablar de un mundo con muchos perfiles, con muchos ambientes diversos, con finalidades variopintas. Antes, hablar de nivel universitario era hablar de personas con una buena formación, con un nivel intelectual importante, incluso al margen de su nivel social o de sus creencias. Ahora hay bastantes dudas al respecto. No está tan claro qué se pretende en las universidades, qué aprende un alumno, qué educación personal ha adquirido, cual es verdaderamente el “nivel” universitario.

La universidad es “una forma eficaz y profunda de abordar la realidad, que proceda con orden, precisión, sutileza, capacidad de relacionar diversos temas entre sí y llegar a conclusiones óptimas que hagan más fácil la vida o bien nos sirva para ayudar a los demás. El adquirir y formar esa capacidad sería la principal meta de la formación universitaria para este intelectual inglés (Newman) del siglo XIX”. Capacidad de relacionar diversos temas… que nos sirva para ayudar a los demás.

Qué interesante y qué lejano. Sin embargo, investigando un poco nos encontramos con que todavía hoy hay ambientes universitarios con esa mentalidad. La imagen actual de la universidad en España es muy variada, pero tendiendo a pobre. Lo que vemos u oímos contar sobre la universidad pública deja bastante que desear, aunque, como siempre, no se deben hacer generalizaciones. Tampoco podemos hacer juicios colectivos de las universidades privadas, pero conocemos no pocas que tienen una mentalidad más cercana a lo que deseaba Newman: un ambiente formativo, como planteamiento general.

Jesús D Mez Madrid

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
23 - 15 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú