// CARTAS AL DIRECTOR

Efecto Feijóo

Las últimas encuestas coinciden: el “efecto Feijóo” ha tenido consecuencias directas en la intención de voto de los españoles. Se habla de una fuga de medio millón de votantes del Partido Socialista al Partido Popular. Algunos sondeos ya ubican al PP directamente por delante del PSOE como ganador en caso de elecciones generales, mientras otras hablan de un empate técnico en el que -pactando con VOX- el nuevo líder de los Populares sería presidente.

En fin, ya se sabe que las encuestas son solamente eso, encuestas… pero nos permiten tener una idea aproximada de la temperatura electoral en la calle, que actualmente favorece a los de Génova. El dilema para el PP está en cómo rentabilizar este momento de inercia positiva. Hace ya siete años que no se celebra el Debate sobre el estado de la Nación, considerado el acto parlamentario más importante para el control del Gobierno.

En sus cuatro años en La Moncloa, Pedro Sánchez no lo ha convocado ni una sola vez, escudado en la celebración de elecciones y en los diversos estados de alarma durante la pandemia. El calendario actual ofrecería la posibilidad de hacerlo a finales de mayo y parte de junio. Después, la nueva excusa serán los preparativos de la Cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid a finales de ese mes o las elecciones andaluzas.

Pedro García

No nos acostumbremos a la guerra

Dada la situación de horror que se vive a diario en Ucrania, urge reabrir los corredores humanitarios para que la población civil pueda ser evacuada con seguridad. Y se plantea ya dramáticamente hasta cuándo van a poder resistir los heroicos defensores de Mariúpol ante unas embestidas cada vez más inhumanas. Por último, no hay que olvidar el riesgo de que nos acostumbremos a vivir con el ruido de fondo, cada vez más leve, de la guerra. El Papa Francisco pedía que no nos acostumbremos a la guerra, que pidamos la paz con voz potente desde los balcones y en las calles, para que termine la destrucción a la que el nacionalismo expansionista de Putin ha condenado a un país que sólo reclama su derecho a vivir en libertad.

Domingo Martínez Madrid

Ha causado muchas muertes

Lo que se recupera, con la liberación del uso de mascarillas, por tanto, es la libertad personal en esta materia, un bien precioso que, por supuesto, conlleva siempre riesgo y responsabilidad. Es verdad que en nombre de la lucha contra la pandemia se han cometido errores, e incluso, y se han dado clamorosos casos de corrupción, de engaños y estafas que ahora se investigan. Pero todo ello hay que verlo en el contexto de un desafío sanitario y de convivencia hasta ahora desconocido. Queda pendiente la averiguación de las auténticas causas de la pandemia, que aún siguen en el limbo, ya sea por razones políticas, ya por incapacidad científica. Puede que ahora, ya sin mascarilla y recuperado en parte el sosiego, pueda investigarse más a fondo el origen de una enfermedad que ha causado muchas muertes, en dos años la muerte de más de seis millones de personas, de las que más de cien mil han sido españoles.

Pedro García

La actitud de Sánchez

La actitud de Sánchez, en mi humilde opinión, es el principal obstáculo para restablecer los puentes destruidos entre los principales partidos, pero hay dificultades añadidas. Por un lado, está la muralla de los pactos con Podemos, Bildu y Esquerra, a los que Sánchez no quiere renunciar. Por otra parte, se encuentra esa barrera virtual que supone Vox, principal pretexto Sánchez para mantener su cerco al Partido Popular, al que no deja de reprochar sus pactos con el partido de Abascal. Pese a todo, hay que estar muy ciego para no ver que las dificultades económicas y sociales que atravesamos con la inflación disparada y la incertidumbre que provoca la invasión de Ucrania, exigen ya grandes acuerdos de Estado que superen los prejuicios ideológicos en aras del bien común.

JD Mez Madrid

Filipinas

En una interesante entrevista concedida al portal Asia News, Monseñor Broderik Pabillo, ponía el dedo en la llaga de la compleja situación sociopolítica por la que atraviesa Filipinas y daba voz a las preocupaciones del episcopado.

En contextos de incertidumbre, señalaba, se fortalecen los liderazgos autoritarios y crecen las voces que señalan a la democracia y los derechos humanos como un lastre. Las ejecuciones extrajudiciales, los abusos de poder contra los sectores más desfavorecidos, el control sobre los órganos judiciales y la abusiva deuda nacional vinculada a la corrupción, son algunas de las notas distintivas del Ejecutivo de Duterte.

Filipinas, subrayaba Monseñor Pabillo, necesita políticos independientes y no sometidos al actual presidente. Es necesario un liderazgo basado en el respeto a los derechos humanos, el crecimiento económico y la atención a los más desfavorecidos. Para ello es preciso que quienes encarnan estos ideales gocen de igualdad de oportunidades en estas elecciones que se prevén tormentosas.

Tras la victoria, ayer 9 de mayo, de Ferdinand Marcos, hijo del dictador, veremos hacía donde van los derechos humanos, pero no parece que sea hacia más y mejor democracia.

Jesús D Mez Madrid

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
22 - 11 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú