//

Un engaño político repugnante

Las tres grandes empresas de automóviles de Detroit han rogado a Bush que las rescate tras varias décadas de mala gestión. Sin embargo, no son las empresas automotrices las únicas deseosas de saquear al Tesoro.

Sí falla la primera vez, pruebe disparando otras 300.000

Entre las muchas medidas fiscales que los economistas de la corriente mayoritaria pueden reconocerle a la actual administración Bush, podemos contar una tremenda estimulación de la demanda de municiones–tanto como una bendición para hacer crecer el PBI como las compras de cualquier otro bien final, insisten.

Menú