// CARTAS AL DIRECTOR

El sectarismo pueril

Las continuas excentricidades del ministro de Consumo, Alberto Garzón, se están dando de bruces con la realidad. Si en un momento de sospechosa lucidez, el ministro comunista inauguraba una “cruzada” contra el consumo de carne, los últimos datos del Ministerio de Agricultura indican que los españoles no están haciendo el más mínimo caso al ministro. Cada español come de media un kilo de carne a la semana y la venta de este producto se ha incrementado un 15 por ciento en el último año. El consumo de carne no es un problema que merezca una política de Gobierno. España sigue siendo el segundo país europeo que menos carne consume de Europa. Pero tampoco estamos a la cabeza del veganismo, colectivo que solo representa el 3,7 por ciento. Tal vez esto es lo que provoca al citado ministro a decir las barbaridades en la prensa internacional sobre la producción de carne y el bienestar de los animales en España.

Domingo Martínez Madrid

Su ridículo sectarismo

Si es dudosa la necesidad de que exista un ministerio de Consumo, que parece diseñado para dar satisfacción a la cuota política de su socio comunista, el ministro Garzón es el exponente del político que quiere convertir al Estado en un educador que nos diga lo que tenemos que hacer y lo que no. Su ridículo sectarismo ha llegado a límites insospechados con su campaña en la que indica a los padres qué juguetes hay que comprar a sus hijos. Campaña que proponía una “huelga de juguetes” que dejaba perpleja a la industria juguetera española en un momento difícil. Lo de la calidad de la carne española exportada y el bienestar de los animales no tienen parangón. Pedro Sánchez debería impedir que su ministro Garzón siga haciendo el ridículo exhibiendo su sectarismo pueril.

José Morales Martín

Maternidad y jubilación

Uno de los últimos días de 2021 supimos que un vecino de Orense se sumaba a los pensionistas varones a los que los tribunales han reconocido el derecho a cobrar un complemento a su pensión por maternidad, en este caso por paternidad. El plus de maternidad se creó bajo el Gobierno de Rajoy para compensar a las mujeres que hubiesen tenido más de dos hijos. El objetivo era compensar, de algún modo, el menoscabo en la carrera profesional y en los ingresos que había supuesto la maternidad cuando trabajaban. El incremento de la pensión iba del 5 al 15 por ciento, según el número de hijos. En 2019 el Tribunal Europeo de Justicia reconoció el derecho a cobrar el complemento no solo a las madres, también a los padres. Aquel fallo provocó que el Gobierno de Sánchez cambiara la normativa en 2021. Ahora el complemento de la pensión no lo pueden cobrar todos los padres y todas las madres, sino quienes demuestren efectivamente que la maternidad o la paternidad les causó un perjuicio laboral. Esta regulación complica poder cobrar el complemento de la pensión por paternidad o maternidad, porque la prueba del perjuicio siempre será complicada.

Jesús Martínez Madrid

Edad Media: más luminosa de lo que nos han contado

En general, los de cultura media tenemos normalmente una imagen oscura de la Edad Media, como un tiempo en el que no había cultura, lleno de abusos y de ignorancia. Con motivo de la celebración del 800 aniversario del nacimiento de Alfonso X me parece que asomarse a la obra de Alfonso X desmonta el mito de la Edad Media como una época sombría. He oído, no he podido asistir aún, que los códices expuestos en el monasterio del Escorial reflejan la apuesta del Rey sabio por el conocimiento, por la poesía y por la música. Alfonso X recoge buena parte del saber que circulaba en ese momento en Europa y lo hace traducir. Impulsa la escuela de traductores de Toledo e incorpora a estudiosos judíos. La persecución de los judíos fue cosa de la modernidad, no del Medievo. La lengua que hablamos en nuestro país y que se habla en muchos lugares del mundo tiene una larga y bonita historia. Una historia que arranca en la Edad Media, que fue mucho más luminosa de lo que nos han contado. ;

Juan García

El 2022 seguiremos con la crisis

El 2022 seguiremos con la crisis Las tendencias (económicas, sociales, empresariales, tecnológicas, etc) en 2022 no serán radicalmente nuevas. Habrá una consolidación de las tendencias que se gestaron en 2020, con la pandemia, se han extendido por todo el planeta en 2021 y, este año, se harán sólidas, muy fuertes y arraigadas.

Habitualmente, a lo largo del siglo XX y principios del XXI los cambios de tendencias sucedían cada 8 a 10 años. Es algo muy estudiado en Sociología, acompañada de la Historia. De vez en cuando, hay acontecimientos de fuerte calado que dan lugar a un nuevo orden mundial: sucedió entre 1989, con la Caída del Muro de Berlín y 1991, con la desaparición de la Unión Soviética. Por primera vez en muchas décadas en el mundo había una sola potencia económica, militar y cultural que exportaba sus valores y costumbres al resto del planeta: Estados Unidos. Desde la Gran Recesión de 2007-2008, con el estallido de la burbuja inmobiliaria, primero y la crisis derivada del covid en marzo de 2020, el mundo vive en una nueva etapa de la humanidad. La recuperación económica que vino tras la Gran Recesión fue liviana y breve: de 2015 a 2020. España no había aún recuperado los niveles de empleo previos a 2008 y, de golpe y porrazo (y confinamiento, el 13 de marzo de 2021) caímos en otra crisis económica que, en el imaginario de los españoles, era continuidad de la crisis previa de la que apenas habíamos salido.

En consecuencia, sin darnos cuenta, los españoles hemos -en nuestro subconsciente- vivido una larga crisis económica desde 2008 hasta finales de 2021. Lo del “subconsciente” es un eufemismo, porque con 4,4 millones de desempleados, tasa de paro del 14,56% (dato EPA, INE) decrecimiento económico, destrucción de sectores empresariales claves como el turismo, los viajes, la hostelería, la restauración y los sueldos más bajos de la OCDE, las personas sienten la crisis económica en su propia piel, en el pago de la hipoteca, la gasolina y el recibo del gas y la luz, que durante los últimos meses se han encarecido desproporcionadamente.

Pedro García

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
26 - 5 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú