// CARTAS AL DIRECTOR

Una ley contra la historia

La entrada en vigor de la Ley de Memoria Democrática supone la imposición a la sociedad española de un proyecto ideológico basado en una visión oficial y obligatoria de la historia, y en la limitación de las libertades básicas de expresión y de cátedra. Son muchos los aspectos de esta ley que la convierten en un retroceso para la democracia. Por eso es importante el compromiso adquirido por el líder del PP de derogarla cuando llegue al gobierno. Se impone, por ejemplo, la obligatoriedad de enseñar una versión ideologizada de lo que ocurrió durante la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo. Se niega la posibilidad de una rigurosa investigación histórica sobre ese período, que podrá ser tildada de “exaltación del franquismo”, un hecho perseguible de oficio. La versión que se impone está construida sobre un maniqueísmo que separa a los españoles en buenos y malos despreciando datos históricos relevantes. Además, supone un desprecio de la reconciliación que hizo posible la transición, que en el fondo esta ley impugna. 

Jesús Domingo Martínez, Girona 

¿Un jardín rodeado de jungla?

“Europa no puede ser un herbívoro en un mundo de carnívoros”, ha dicho el Alto Representante de la Política Exterior, José Borrell. La idea no es nueva. Hace 20 años Robert Kagan identificaba a los europeos con Venus y a los americanos con Marte. El paraguas estadounidense permitía a la UE el lujo de dar la espalda a la geopolítica. El crecimiento europeo de estas décadas, dice Borrell, se ha sostenido sobre los bajos precios del gas ruso y el lucrativo negocio con China. Con la conmoción de Ucrania llegan las prisas por reducir la dependencia de socios tan poco fiables. En la búsqueda de metáforas para resaltar la gravedad del momento, Borrell desataba una polémica internacional al referirse a Europa como “un jardín” rodeado de “jungla”. Sus palabras han sonado a colonialismo. No lo eran. Pero remiten a esa Europa-fortaleza de bienestar, indiferente a lo que sucede fuera. 

Jesús D Mez Madrid (Girona) 

Sistema de pensiones desequilibrado

Los empresarios están muy enfadados. En los presupuestos que han llegado al Congreso hay un error: el Gobierno estima que va a conseguir con las cotizaciones sociales más recaudación de lo que es razonable. Parte de esta estimación al alza se debe a una subida de las cotizaciones que tienen que pagar los empresarios. No sabían que el Gobierno les subía las cotizaciones sociales, no les habían avisado de que las bases máximas de cotización subían más de un ocho por ciento. Esto hace más costoso crear y mantener el empleo. Y afecta especialmente a los jóvenes. Después de que los empresarios hayan hecho públicas sus críticas, la ministra Calviño ha respondido asegurando que no se pueden rasgar las vestiduras porque hay que elevar el sistema de pensiones. No ha habido ningún tipo de diálogo. 

Juan García, Cáceres

El mundo piruleta

Decía Lewis Carroll, autor de Alicia en el país de las maravillas, que “la imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad”. Dos siglos más tarde, esa frase toma especial sentido cuando la ponemos en el contexto de nuestra ministra de Igualdad. Sería fácil sacar de ahí la segunda parte del libro de Carroll, que podríamos titular “El mundo piruleta de Irene”. Sería un best seller, no lo duden. Del género ficción, por supuesto. La ministra nos tiene acostumbrados a grandes frases que quedarán para la posteridad. Pero la semana pasada pronunció una de esas que te hacen pensar “¿pero en qué mundo vive esta gente?”. Pues en su mundo piruleta, claro. “La okupación es un problema inventado por la derecha”. Así, sin paños calientes. Sin pensarlo demasiado, porque eso de pensar hace daño. Obviando a las miles de personas afectadas por ello. Cuando un problema no interesa, se dice que lo inventa la derecha, y fin de la historia. Porque en el mundo piruleta de Irene la gente no okupa casas, la clase obrera vive en chalets en Galapagar con personal de servicio y la sociedad está compuesta de seres de sexo indefinido, que deben ser como las hadas, pero de izquierdas. 

Pedro García, Sant Feliu de Guíxols (Girona)

Pagarán los jóvenes

El sistema de pensiones español está ciertamente desequilibrado. El reto es equilibrarlo, no parchearlo. Desde hace 12 años entra menos dinero del que sale y eso va a ser así hasta 2060, cuando hayan fallecido los que nacieron hace 50 años. Eso no significa que el Estado no vaya a pagar las pensiones. No hay motivo para dar pábulo a temores infundados. El Estado va a pagar las pensiones y para eso se va a endeudar más. Eso significa que los que nacen ahora tendrán que pagar los intereses y tendrán una vida más difícil. Más problemas para los jóvenes, precisamente ahora que hay menos. 

Jesús Martínez Madrid (Girona) 

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
30 + 10 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú