// CARTAS AL DIRECTOR

Un histórico discurso

El 3 de octubre de 2017 el Rey pronunció un inolvidable discurso a la nación a raíz del desafío independentista en Cataluña, que llegó incluso a la proclamación momentánea y surrealista de la independencia por parte de las autoridades autonómicas en el Parlamento. A los cinco años de aquel discurso, recordamos que el Rey catalizó la respuesta del Estado de Derecho a uno de los ataques más graves que ha padecido. Hoy podemos ver con claridad que aquel golpe fallido no fue flor de un día y que el hecho de que las autoridades se sitúen reiterada y deliberadamente al margen de las leyes conduce al desastre. Como subrayó entonces el Rey, aquellas actitudes menospreciaron los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán a los españoles, e incluso pusieron en riesgo la estabilidad económica y social de todo el país. Utilizar a aquellos que pretendieron quebrar la unidad de España y la soberanía nacional como compañeros de viaje de Gobierno, como ha hecho el Ejecutivo de Pedro Sánchez, es una enorme irresponsabilidad. En esas estamos y ahí seguimos, como muestra la polémica con las negociaciones sobre el Poder Judicial. 

José Morales Martín Palafrugell (Girona)

Por la ley de eutanasia

Los representantes de las organizaciones que representan a más de 4 millones de personas con discapacidad en España, consideran que casi el diez por ciento de la población ha sido discriminada y señalada por la Ley, por lo que han tratado de llevar su situación, hasta ahora sin éxito, ante el Defensor del Pueblo. Como ha declarado Mar Ugarte, adjunta a la presidencia del Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia, ellos no quieren morir, lo que quieren es dejar de sufrir. Ese es el drama de una Ley injusta que va calando y convirtiéndose en tremenda costumbre. Un drama que se acentúa porque al convertir a la discapacidad en factor relevante para el acceso a la eutanasia, se perpetúa en el imaginario colectivo que las personas con discapacidad son ciudadanos de segunda cuyas vidas tendrían menor valor que las de otras personas. Es el drama de una civilización que, descuidando a los más débiles, se termina deslizando hacia la inhumanidad.  

Domingo Martínez Madrid, Baños de Valdearados (Burgos)

Agua y agricultura

Con frecuencia se responsabiliza a la agricultura española de la falta de agua. Es verdad que una parte importante de la que usamos se destina a producir cultivos en regadío. Pero esos recursos almacenados y reservados pueden usarse como una especie de seguro para el abastecimiento urbano en caso de sequía severa. En la cuenca de Guadalquivir, por ejemplo, si se dejaran sin regar cultivos como el girasol y el maíz, y se redujese un 20 por ciento el consumo de agua para el algodón y el olivar, se ahorraría lo necesario para el consumo humano. Eso exige, evidentemente, compensaciones al campo, y grandes importaciones de alimentos básicos. En cualquier caso, es cada vez más necesario que todos nos comprometamos con el uso responsable del agua. 

Jesús Domingo Martínez, Girona

Un “psicorrígido”

Desde que Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania hace ya más de ocho meses, una parte de los análisis sobre el hecho se han centrado en analizar la personalidad del presidente de la Federación Rusa para tratar de entender sus decisiones. De entrada, hay que descartar que Putin se haya vuelto loco de repente, aunque posee una importante dosis de narcisismo. Un destacado diplomático ruso, Vladimir Federovski, que sirvió a su país en la época de Gorbachov, aseguraba en una entrevista concedida al semanario francés “Le Point” que el presidente ruso es un “psicorrígido”, es decir, una persona a la que le cuesta cambiar de opinión por muchas razones que se le den en contra. 

Jesús D Mez Madrid (Girona) 

En clave electoral

El Consejo de ministros daba, hace unos días, el visto bueno a unos Presupuestos Generales del Estado con marcado carácter electoralista. Aunque el Gobierno insiste en que son unas cuentas públicas sociales que van a beneficiar a la clase trabajadora, la realidad es que plantean no pocas dudas sobre su viabilidad y sobre los criterios que los inspiran. Los incrementos del IRPF y del Impuesto de sociedades van a someter a la clase media a un gran esfuerzo fiscal en un momento en que familias y empresas sufren el incremento de precios de los productos y de las materias primas. Sorprenden también los fuertes incrementos salariales a pensionistas y funcionarios, que cuentan con una renta fija, sobre todo porque dispararán los niveles de déficit y deuda pública ya desbocados, todo ello en detrimento de la economía real, y de las futuras generaciones, que cargarán con el fardo de una deuda exorbitada. 

Juan García. Cáceres

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
27 + 3 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú