// CARTAS AL DIRECTOR

Mauricio Macri, ha hablado

El expresidente argentino, Mauricio Macri, ha hablado. La elegancia ha sido la constante en una entrevista en la que no eludía las más que delicadas cuestiones de política interna que marcan la agenda argentina hoy. Macri se mostró confiado con relación al futuro de su país. Con un contundente “El populismo en Argentina se acabó” el primer presidente no peronista que desde 1983 pudo terminar su mandato augura un fin de ciclo. La inflación en Argentina ha alcanzado el 56,4%. La fiscalía y la judicatura son objeto de continuos señalamientos, cuando no de atentados como el sufrido por el Fiscal Nisman, si osan instruir con libertad causas que comprometen a los gobiernos kichneristas. La pobreza alcanza a 17 millones de ciudadanos argentinos. 

José Morales Martín, Palafrugell (Girona) 

El apoyo a Ucrania no puede titubear

Occidente sabe que no puede permitirse, tras los referendos ilegales, dejarle a Putin salirse con la suya. El apoyo a Ucrania debe proseguir e incluso intensificarse, limitado eso sí a sus fronteras internacionalmente reconocidas, hasta que la ocupación termine. El diálogo con el Kremlin está ahora cerrado, pero nada impide una aproximación a China e India para dejar claro el rechazo absoluto de la comunidad internacional al uso de armas atómicas. Esta huida adelante de Putin justifica también nuevas sanciones y otras medidas que puedan debilitarle en el frente interno. Putin tratará de movilizar a sus partidarios para contrarrestar el fuerte descontento que ha empezado a visibilizarse en Rusia. Va siendo hora de acciones más decididas para contrarrestar la propaganda interna del régimen y de hacer llegar a la ciudadanía rusa una visión más realista de las atrocidades documentadas por la ONU en Ucrania. También se echa en falta un apoyo claro a quienes huyen del país. Siquiera porque son una parte importante del relato moral frente a Putin, Europa no puede permitirse la miopía y la inhumanidad de cerrarles sus fronteras.

Jesús Martínez Madrid  (Girona) 

Desde muchos años los niños latinoamericanos (en toda Hispanoamérica casi sin excepción) estudian una Historia de España en sus libros de texto impregnada de mentiras, falsedades y leyendas negras sin medida. Cada 12 de octubre celebramos, más bien “no” celebramos, un día de la hispanidad que es un tremendo barullo continental de denominaciones claramente falsarias y malintencionadas. A mí me gustaría saber que responsabilidad tienen en todo esto las editoriales españolas que durante décadas han tenido el monopolio del mercado del libro de texto escolar en América Latina.

Eduardo Gómez Arrieta. México DF.

Patrimonio cultural

España, en cuanto a patrimonio cultural, aparece en los primeros puestos de todos los rankings internacionales, me parece importante recordarlo hoy. Siempre lidera Italia, obvio, pero España y Francia andan disputándose la segunda posición. Y, en este punto, las comparaciones son odiosas, porque donde quiero fijar la atención es en España. Si viviéramos en un Matrix digital, alguien nos habría impuesto un algoritmo para que se cumpliera siempre el adagio latino, “primum vivere deinde philosophare”: cuando las sociedades -como la española y las otras de las grandes economías de Occidente- alcanzan un alto nivel de desarrollo económico, junto a la implantación del estado del bienestar (sanidad, pensiones, seguro de desempleo, dependencia, etc.) está la cultura, su desarrollo, su puesta en valor y su difusión.

José Morales Martín Palafrugell (Girona)

Educar en libertad

“El niño necesita adquirir costumbres positivas para él y su entorno y no disfrutará de una vida feliz y productiva sino aprende a comportarse de una manera aceptable para la sociedad”, dice Ángel Cabrero en un artículo sobre educar en libertad. Y es que, educar en libertad es enseñar al niño que el capricho no rinde. El niño tiene que entender que los padres son quienes saben lo que es bueno, y eso lo aprenden cuando ven cariño en el trato, aunque a veces hay que poner cara seria para echar una bronca. Así está aprendiendo, desde pequeño, qué es lo mejor para su vida y, según vaya creciendo, actuará con alegría, o sea con libertad, porque se da cuenta de que merece la pena. “El lazo entre el trabajo, el aprendizaje y la felicidad supone, según Russell, que sólo se alcanza la felicidad utilizando la propia capacidad plenamente, y no hay logro grande sin un trabajo persistente, absorbente, difícil, un esfuerzo que deja poca energía para la diversión. Por eso, hay que adquirir desde la niñez la capacidad para aguantar una vida en parte monótona y ocasionalmente incluso rutinaria. Todo esto, porque sencillamente no hay otro modo de llegar a ser feliz”. El problema más importante a veces es que los padres entiendan qué significa libertad. 

Pedro García. Sant Feliu de Guíxols (Girona)

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
17 - 6 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú