// CARTAS AL DIRECTOR

Dada mi relación con personas que han perdido parte de su capacidad mental y que sufren por ello hasta llegar a algunos arrebatos, me parece que más allá de medidas necesarias destinadas a la prevención del suicidio, pero que entran en flagrante contradicción con la sacralización del principio de autonomía del que el Gobierno ha hecho bandera en recientes legislaciones, el delicado asunto de la salud mental que se nos ha presentado esconde letra política pequeña. En concreto, esconde una ley sobre el tema, ya lanzada por Podemos y admitida a trámite en el Congreso. Como botón de muestra valga la opinión de la Sociedad Española de Psiquiatría que considera el texto un auténtico despropósito, alejado totalmente de la realidad que viven las personas enfermas y sus familias. La futura Ley de Salud Mental parte de supuestos falsos, centrados en la pobreza y la opresión social como origen de las enfermedades mentales.

O en el trámite parlamentario cambia mucho la cosa, o estamos abocados a una nueva ley trufada de sectarismo y alejada de cualquier evidencia científica. Éste es un asunto demasiado serio como para que gire en torno a intereses electorales y obsesiones ideológicas.

Jesús D Mez Madrid

Los suicidios en España siguen aumentando de forma alarmante, hasta el punto de convertirse en la primera causa de muerte no natural en la población adulta, y la principal causa de fallecimiento entre los jóvenes. El 2019 se produjo un incremento del 3,7 respecto del año anterior. De cada 10 suicidas, siete son varones. Otro dato terrible es que 175 de los suicidios fueron de personas menores de 25 años, franja en la que los suicidios se producen por encima de la media. Tal vez sea propio de una sociedad moderna, pero no deja de ser muy preocupante y más que se hable tan poco de ello.

Jesús Martínez Madrid

En el Monasterio de Yuste se ha celebró un día del pasado octubre la entrega del Premio Europeo Carlos V. El galardón fue para la Canciller alemana, Angela Merkel. Recuerdo que hace quince años su mentor, Helmut Kohl, recibió ese mismo Premio y por la misma razón: su compromiso con Europa y con el proyecto de la Unión Europea.

La Canciller alemana dejará su puesto en cuanto se constituya el nuevo gobierno alemán. Nacida en la Alemania del Este y testigo privilegiado de la unificación tras el derrumbe del Muro de Berlín, Merkel ha servido a Europa como lo han hecho los grandes líderes alemanes desde Konrad Adenauer hasta nuestros días. Europa es para la tradición democristiana un santo y seña, un proyecto central e identitario. Y Merkel ha sido fiel a ese proyecto. El rey de España lo reconocía con su presencia y sus palabras, en las que destacaba su búsqueda del compromiso frente al enfrentamiento, al servicio de una Europa unida. El discurso de Merkel en Yuste lo ratificaba.

Domingo Martínez Madrid

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
28 + 4 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú