// CARTAS AL DIRECTOR

El occidentalismo

Es posible, yo creo que es real, que Occidente haya cometido errores culturales, geoestratégicos, personales. El occidentalismo nos impide, a menudo a los europeos y a los estadounidenses, entender claves fundamentales de lo que sucede en el mundo. Pero no es justo hacer una “transferencia de culpa”. El verdugo es el verdugo y la víctima es la víctima. Se pueden haber cometido muchos errores, pero la tiranía es la tiranía y la democracia es la democracia. Todas las guerras son iguales y todas las guerras son diferentes. La defensa que lleva a cabo Ucrania ante la invasión de su territorio tiene poco que ver con la guerra que promovió EEUU en Iraq, en 2003. Aquella guerra fue pensada para implantar una democracia desde arriba, sin tener en cuenta las necesidades del pueblo iraquí, y sin el mínimo realismo. La lucha del pueblo ucraniano es la de un pueblo que defiende su democracia y su libertad.

JD Mez Madrid

Miles de personas llenaron las calles de Madrid

el domingo 27 de marzo para decir una vez más “si a la vida” y dar un testimonio a contracorriente, en medio de una sociedad que vive indiferente, cuando no con complacencia, las políticas cada vez más agresivas de desprotección y ataque a la vida humana, y de estigmatización de aquellos que, desde la recta razón y el sentido común, se oponen a todo cuanto proviene de la cultura de la muerte. En la estela del Día Internacional de las personas con Síndrome de Down y de la Jornada Mundial de la Vida, celebradas unos días antes, la manifestación volvio a ser un ejemplo de civismo y una respuesta valiente de la sociedad civil, que quiere seguir despertando tantas conciencias adormecidas. Su labor es encomiable y decisiva para seguir defendiendo a los que no tienen voz y que son muchas veces ignorados y atacados por aquellos que presumen de defender a los más vulnerables.

Jesús Domingo Martínez

Una educación que sea verdaderamente tal

En lo que hace referencia al tema educativo, el problema no es tanto el modo en que se ha ideado la promoción de los alumnos (hay muchas formas de recabar la opinión de los docentes). Tampoco, pienso yo, radica en si es conveniente valorar la aptitud de los alumnos más allá de las calificaciones (ciertamente, los niños y los jóvenes no pueden ser “medidos” por sus notas; tantas veces a algunos alumnos los boletines les llevan a dudar sobre su valor como personas). El problema real es creer que la democracia, el voto, la opinión… Establece la verdad de las cosas. En definitiva, el inconveniente de estas mociones que algunos están imponiendo, en el fondo, no es tanto que dificultan transmitir a las nuevas generaciones criterios válidos y ciertos (reglas de comportamiento, objetivos creíbles en torno a los cuales construir la propia vida, interés por el conocimiento, aprender a enfrentarse a los desafíos…), como que introducen en la escuela la duda sobre el significado mismo de la verdad. “Cuando vacilan los cimientos y fallan las certezas esenciales –cito a Benedicto XVI- la necesidad de esos valores vuelve a sentirse de modo urgente”. Fue profético en sus palabras: cada día aumenta la exigencia de una educación que sea verdaderamente tal.

Juan García

No todo lo legal es moral

Estos últimos días hemos vivido el caso Piqué y del Presidente de la Federación de Futbol, aseguran que lo que hicieron fue legal pero muchos opinamos que no fue moral. No diferenciar legalidad y moralidad en general se trata de una irresponsabilidad compartida pues a una parte limitada de la sociedad le parece progresista y conquista de nuevos derechos. La ignorancia en estos temas capitales no excusa de la responsabilidad grave a los ojos de Dios. Es importante que los ciudadanos recordemos que lo legal no significa moral, porque llevamos décadas admitiendo consciente e inconscientemente que todo lo legal es moral, algo realmente falso, como se muestra en estas leyes inmorales e inhumanas que se han establecido. Pues bien, cuando una sociedad va aceptando el aborto y la eutanasia, sin reaccionar ha iniciado su declive y puede perder un par de generaciones hasta que surjan líderes con principios, que han nacido y crecido en la resistencia moral y religiosa. De momento ya se ven núcleos fuertes de resistencia moral por personalidades e instituciones a modo de levadura que pueden transformar a la masa anónima en ciudadanos comprometidos con el bien común y con los principios morales universales. En la reciente Audiencia General de febrero el Papa Francisco ha terminado las catequesis sobre la figura de San José, recodando las actitudes que debe custodiar un cristiano, que resume con estas palabras: «Custodiar la vida, custodiar el desarrollo humano, custodiar la mente humana, custodiar el corazón humano, custodiar el trabajo humano. El cristiano es —podemos decir— como san José: debe custodiar. Ser cristiano no es solo recibir la fe, confesar la fe, sino custodiar la vida, la propia vida, la vida de los otros, la vida de la Iglesia». Toda Jornada a favor de la vida es un freno a la mal llamada cultura de la muerte porque lo que cultivan las ideologías y leyes a favor del aborto y de la eutanasia es favorecer un desierto sin vida y sin sentido que aboca al nihilismo.

JD Mez Madrid

Valores Cívicos y Éticos

En el plan de estudios de la ESO hay una nueva materia que se llama Educación en Valores Cívicos y Éticos. En principio, educar en algunos valores cívicos compartidos, por ejemplo, en valores constitucionales, no tendría que suponer un gran problema. El problema aparece cuando se quiere, a través de la asignatura, imponer un determinado modelo de sociedad. Este plan es un desarrollo de la ley Celaá, la LOMLOE. La ley habla de tolerancia, sociedades abiertas e identidades. La tolerancia es algo positivo, las sociedades abiertas también. Identidad tenemos todos, otra cosa es que el Gobierno, el Estado o las Comunidades Autónomas, definan cómo tienen que determinar su identidad los jóvenes. Vivimos en una sociedad plural, afortunadamente. El problema es que desde arriba se quiera establecer para todos una manera de ver el mundo.

Pedro García

// ENVÍANOS TU CARTA

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Fill out this field
Fill out this field
21 + 12 = ?
Enter the equation result to proceed
You need to agree with the terms to proceed

Estamos abiertos a tus comentarios porque tu opinión es muy importante para nosotros.

Muchas gracias por tu aportación.

Menú