Europa, Pensamiento y Cultura
LLuis Foix

LLuis Foix

Macià, Prat y Cambó

No está comprobado que los políticos de antes eran mejores. Lo que sí ocurre es que la perspectiva del tiempo los enaltece o los desfigura. Se han cumplido 90 años de la muerte de Francesc Macià, el día de Navidad de 1933. Fue uno de los tres catalanes, junto con Prat de la Riba y Francesc Cambó, que marcaron desde perspectivas distintas la compleja política catalana y las relaciones con España desde la Setmana Tràgica de 1909 hasta la llegada de la II República.

Mi padre había asistido a un mitin de Macià en Les Borges Blanques y me contaba que lo único que recordaba de aquella reunión era la frase repetida varias veces: “Catalans, Catalunya”. Y así recorría las ciudades y pueblos en las elecciones municipales de 1931 que trajeron la República. Macià no era un gran orador ni un intelectual. Su acreditada habilidad política es que con aquella mirada brillante conmovía a las masas con los sentimientos y emociones. Trabajaba con eslóganes sencillos: cada catalán tenía que tener una casa y un huerto y, además, tenía que poder ir al teatro.

Fue Prat de la Riba el gran organizador del sentimiento catalanista al poner en marcha que en cada pueblo hubiera una escuela, una biblioteca, una centralita telefónica y una comunicación por carretera. En uno de sus homenotsJosep Pla dice de él que en vez de gobernar contra alguien o contra alguna cosa, gobernó para todos y para los intereses generales. Anton Sieberer lo define como creativo en la doctrina, eficaz en la propaganda y fiable en la organización y ejecución administrativa. Su legado político, a pesar de morir a los 46 años, todavía perdura. Trabajaba sin hacer ruido y escogía a los que consideraba más preparados. No era un gran orador ni sectario. Ni corrupto.

Prat se encargaba con eficacia de la política interior del catalanismo mientras que Cambó, buen orador, rico, mecenas y culturalmente muy cultivado, se ocupaba de la proyección de Catalunya en España y en Europa. Al margen de las diferencias de clase y de orientación política entre estos tres excepcionales políticos, cada uno estuvo a la altura del momento. Con aciertos y errores, no hicieron el ridículo. No sabría descubrir una triada de personajes de este calibre entre quienes nos gobiernan en estos tiempos en Barcelona, Madrid, Bruselas o Waterloo.

Publicado en La Vanguardia el 29 de diciembre de 2023

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú