Europa

República no es igual a Democracia

Alguien ha determinado, en España, que después de 30 años de Democracia es el momento de retomar el viejo debate entre Monarquía y República.


No parece que los últimos sucesos de protestas contra la Corona, más ruidosos y mediáticos que otras veces, hayan surgido por generación espontánea. Parece, más bien, que la campaña ha sido planeada con esmero e incluso inteligencia. Al menos está teniendo eco.

¿Quien o quienes?. Da lo mismo. El caso es que el terreno viene abonandose desde las elecciones generales de 2004 cuando el PSOE de Zapatero reasumió el poder.

Se inició un proceso descontrolado de reformas de los Estatutos de Autonomía que afectan a la Constitución (el Tribunal Constitucional dirá); se rompió unilateralmente por el gobierno el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo; se inició un proceso de diálogo y negociación con ETA (banda terrorista, independentista y por cierto, republicana…) plagado de trampas y engaños; se rompió el consenso constitucional entre los dos grandes partidos, que hizo posible la transición, y el gobierno se entregó a partidos nacionalistas, minoritarios, independentistas y republicanos, como la ERC (Ezquerra Republicana de Cataluña); se empezaron a desenterrar por toda España las tumbas de la Guerra Civil; se quiere aprobar ahora una Ley de Memoria Histórica…

España tiene un gobierno débil por más que en las postrimerias del partido y con las elecciones en el recodo, pretenda sacar pecho.

El debate es legítimo pero los españoles deberían intentar no falsear la historia. Ya tuvieron una guerra civil terrible en ambos bandos. En España se oyen y escuchan ahora ocurrencias peregrinas y viejos tópicos mentirosos y se recurre a la Historia del ya pasado siglo XX para arrimar el ascua a la sardina (ideológica). Se insinua que República es sinónimo de Democracia y que después de 30 años los españoles pueden y deben cuestionarse la institución monárquica por obsoleta y no democrática. Se dice que los perdedores de la maldita guerra civil defendian la República y por ende la Democracia y los ganadores la Dictadura. Y esto no es verdad del todo pues entre los perdedores no eran pocos los que querían una República Popular Socialista y Soviética y entre los ganadores también había quienes no querían la Dictadura que vino.

En España vuelven a las "historias" de la Guerra y los neoconversos del republicanismo olvidan y ocultan con intención que:

República no es sinónimo de Democracia. Así se hacían llamar las crueles dictaduras más allá del derribado Muro de Berlín. Así se llaman hoy Cuba y China, por ejemplo. Una República Socialista es lo que quiere la ETA para lo que dicen es su País.

La actual Monarquía Parlamentaria española no fue instaurada por Franco (aunque lo intentó), fue restaurada cuando Juan, el rey legítimo y sin reino, abdicó de sus derechos históricos en favor de su hijo Juan Carlos.

El Rey Juan Carlos y su gobierno promovieron la Constitución de 1978, plenamente democrática, que establecía la Monarquía Parlamentaria como forma de Estado y que fue refrendada por la inmensa mayoría de los españoles en referendum.

La Monarquía Parlamentaria española preservó la Democracia frente al intento de golpe de Estado de 1981 y ha propiciado la más larga etapa democrática de la historia de España.

Son los hechos recientes. Para algunos españoles no importan y piensan, mesiánicos, que es la hora de remover la memoria y "recuperar" la historia. ¿Por qué? Finalmente es muy sencillo: la Monarquía Parlamentaria en España es hoy garante de la unidad del Estado y la Nación española en el marco de una Constitución, la de 1978. Y la Constitución ha sido zarandeada y quebrado el espíritu de consenso que la hizo posible. Ya todo es posible entonces. 

Reivindican en España una República amparandose en el supremo valor de la democracia. ¿Qué democracia, qué República, cuantas democracias y cuantas repúblicas quieren…?
 
En España tienen, ciertamente, un gobierno muy débil.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

No se encontraron resultados

Menú