La lectura es la carta ganadora

“… un adicto a las redes recorre los mismos circuitos obsesivos, moviéndose en el ámbito del desprecio al otro desde el anonimato o camuflado en un pseudónimo.”

Menú