América, Europa, Política, Portada

Para Putin, Ucrania bien vale una guerra

Si Putin entra en Ucrania con tropas, muchas o pocas, invadiendo un país soberano, el conflicto es más probable

Las guerras se cuecen despacio, con mucha propaganda, amenazas veladas, exhibición de fuerza y todo el ambiente enrarecido que precede a un gran conflicto. Las dos guerras mundiales del siglo pasado estallaron por el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo en 1914 y por la invasión de Polonia por Hitler en 1939. Aquellos hechos concretos fueron la cerillas que encendieron dos grandes hogueras humanas.

Cuando los soviéticos invadieron Afganistán en las Navidades de 1979 parecía que la Unión Soviética había ganado la batalla militar e ideológica. Jimmy Carter era un presidente buenista que tenía a toda la delegación diplomática secuestrada en Teherán y había fracasado en su intento de rescatarlos a la fuerza. Breznev entró en Kabul para quedarse con diez batallones que cruzaron los Himalayas y acamparon en los puntos neurálgicos del país. Aquella decisión fue el cementerio del imperio soviético. Como lo fue también para los norteamericanos y previamente lo había sido para los británicos que perdieron tres guerras en Afganistán en el siglo XIX . Es mejor no tocar Afganistán, si nos atenemos a la historia.

Putin, 69 años, controla el poder con autoridad y sin escrúpulos en un régimen sin libertades. Su objetivo fundamental es recuperar todo o parte del imperio cuarteado al romperse la Unión Soviética en 1991. No juega al póker sino al ajedrez. Ha tejido la alianza militar con cuatro países del entorno geográfico de Rusia. Tiene sometidos los regímenes de Bielorusia y de Kazajistán. Se quedó Crimea con un zarpazo en 2014 y controla dos provincias de Ucrania donde la cultura y la lengua rusas son mayoritarias.

Putin observa al viejo enemigo de la guerra fría sin complejos. La presidencia de Donald Trump y su “América primero” debilitó el liderazgo occidental. Joe Biden ha vuelto a la escena internacional con un país dividido y con una Alianza Atlántica desconcertada. Piensa que es el momento de recuperar Ucrania.

Los cien mil soldados acampados en la frontera entre Rusia y Ucrania alarman a Estados Unidos y a Europa que no pueden tolerar un nuevo cambio de fronteras en Europa central y oriental. No hay ganas de luchar en Occidente, como no la había en las dos guerras mundiales del siglo pasado. Pero si Putin entra en Ucrania con tropas, muchas o pocas, invadiendo un país soberano, el conflicto es más probable. El Kremlin juega la baza de la energía que consume Europa y que viene de la Rusia profunda.

Las guerras empiezan por incidentes que parecen poco relevantes. Pero una vez se mueven las piezas militares se entra en una espiral de terror y violencia cuyo final es impredecible. Es urgente evitar que las tropas rusas crucen la frontera. Si Putin da este paso puede ser muy doloroso y perjudicial para Europa y Estados Unidos. Pero igualmente catastrófico sería para Rusia y para Putin. La cuestión dramática es que para Putin y para muchos rusos, la recuperación de Ucrania bien vale una guerra. No se olvide que fue en Kiev donde nació el gran Rus y la fundación de la Rusia.

Foixblog

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú