Política

Esperanza Aguirre logra importantes beneficios para los 122.000 rumanos que viven en Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, presidió este la firma de un protocolo por parte de la consejera de Inmigración, Lucía Figar, y la Asociación de Hermanos Maristas de Rumania para desarrollar un programa de integración de unos 40 niños rumanos, con edades de entre 6 y 18 años y que no tienen hogar, con el que se pretende lograr su integración social y también laboral.

Madrid destinará 300.000 euros para la integración de niños sin hogar
Aguirre visitó una casa en la que actualmente están acogidos seis niños rumanos, cinco de ellos de etnia gitana, que han sido abandonados, una circunstancia que cada año sufren unos 4.000 ó 5.000 menores y que hace que todas las ayudas en este sentido sean pocas, según señaló Juan Carlos, uno de los hermanos maristas que trabajan en este centro y que anteriormente prestaba su ayuda en el madrileño barrio de Vallecas.


La jefa del Ejecutivo incidió en la importancia de comprometerse “con los jóvenes y con su futuro” y de colaborar en proyectos que permiten mejorar la “prosperidad y el futuro de Rumania”. Además, destacó que los rumanos son “un pueblo muy emprendedor y muy valiente con el que nos unen muchísimas similitudes, entre ellas la raíz latina de las lenguas, una de las razones por la que 120.000 rumanos han elegido la Comunidad de Madrid para buscar allí las oportunidades que no han podido encontrar en su patria”.

“A nosotros nos parece que los rumanos que trabajan en Madrid contribuyen a mejorar la economía de Rumania, pero sobre todo la madrileña. Por ello es importante que aportemos nuestro granito de arena en forma de estos hogares”, concluyó la presidenta. Los 300.000 euros que donará la Comunidad de Madrid se sumarán a las ayudas de ONGs como Cáritas y a las de otras entidades financieras como Caja España.

Se construirá la primer iglesia Ortodoxa Rumana

La mitad, aproximadamente, de los rumanos que residen en la Comunidad de Madrid lo hacen en las principales localidades del Corredor del Henares, donde tendrán una sede de la Iglesia Ortodoxa Nacional Rumana.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid cederá un terreno en el Corredor del Henares, probablemente en Torrejón de Ardoz, para construir la primera Iglesia Ortodoxa Nacional Rumana de la región y cumplir así las peticiones de los más de 120.000 inmigrantes de ese país. Así lo anunció este martes la presienta regional de Madrid, Esperanza Aguirre, durante la segunda jornada de su viaje oficial a Rumanía, en la que celebró una entrevista con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana, Teoctist I, que le trasmitió la petición de que en Madrid haya un centro de oración para los rumanos ortodoxos que han emigrado allí.

El colectivo de rumanos inmigrantes de la Comunidad, el segundo más numeroso, practica ahora su culto religioso en tres iglesias católicas “cedidas” situadas en Alcalá de Henares, Arganda del Rey y en el distrito madrileño de Chamberí, pero a día de hoy no disponen de un templo propio para rezar.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú