Europa, Política

Las elecciones presidenciales francesas no inquietan, por el momento, a los mercados

… las elecciones podrían dar pistas sobre en qué medida la guerra de Ucrania y la inflación en particular podrían convertirse en algo decisivo para las elecciones europeas de este año

Desde hace aproximadamente un mes, los números de las encuestas de Emmanuel Macron para las elecciones presidenciales de este domingo han ido disminuyendo (hasta aproximadamente un 27% en la primera ronda), mientras que los de Marine Le Pen (extrema derecha, ahora se encuentran cerca del 22%) y Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda, ahora se sitúan con un 16%) han ido mejorando. Esto no ha sentado bien en los mercados y ha hecho que los inversores se vuelvan a preocupar seriamente por el futuro de política francesa, especialmente por Le Pen.

Hemos elaborado algunos puntos para abogar por la idea de abordar las elecciones con cierta calma, al menos por el momento:

  1. Los sondeos únicamente muestran que Macron ha vuelto a situarse más o menos en el punto en el que se encontraba durante la mayor parte de los dos últimos años. Ahora ha cedido parcialmente la ventaja adicional que captó durante las últimas semanas por la crisis actual y el conflicto. Sus valores vuelven así al nivel de principios de febrero, aunque de todos modos no hay que dar demasiada importancia a esas desviaciones de unos pocos puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.
  2. Las elecciones presidenciales francesas no son muy fáciles de entender en términos de sondeos debido a su modalidad (dos rondas de votación con una segunda vuelta de desempate), especialmente cuando se trata de combinaciones en la segunda vuelta que se consideraban improbables antes de la primera ronda. Además, los resultados de los diferentes sondeos varían en calidad; incluso los mejores son susceptibles de sufrir fluctuaciones (lo que, en principio, puede ser un argumento a favor de un buen método).
  3. Sin embargo, vemos como una constante que Le Pen nunca haya obtenido la mayoría en los sondeos para la segunda vuelta, lo que coincide con lo ocurrido en otras rondas, tanto a nivel nacional como regional. A los candidatos de Rassemblement National (RN) les resulta tradicionalmente muy difícil ganar las segundas vueltas directas contra los candidatos de centro-derecha o centro-izquierda, incluso en terreno favorable.
  4. En cuanto al impacto de la política económica, es probable que el RN actual haya perdido gran parte del potencial de choque que solía tener el Front National (que, por ejemplo, hizo campaña para salir del euro).
  5. Incluso si Le Pen ganara la carrera, su poder de formar gobierno dependerá en gran medida de las elecciones parlamentarias que se celebrarán en junio. Dudamos de una fuerte actuación de RN en ese caso, así como de que cuenten con el personal necesario para llenar rápidamente las instituciones más importantes.
  6. Calificaríamos como un riesgo mayor, sobre todo en términos de previsibilidad, la entrada en la segunda vuelta de Jean-Luc Mélenchon. Sin embargo, en este caso, los datos que muestran los sondeos para la segunda vuelta no parecen muy significativos.

En resumen, actualmente no esperamos que las elecciones presidenciales produzcan resultados que causen una impresión duradera en los mercados. Sin embargo, las elecciones podrían dar pistas sobre en qué medida la guerra de Ucrania y la inflación en particular podrían convertirse en algo decisivo para las elecciones europeas de este año. Un test electoral especialmente interesante en este sentido serán las elecciones parlamentarias de Eslovenia del 24 de abril.

Stefan Kreuzkamp, Chief Investment Officer

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú