Política

Las grandes potencias deciden llevar la crisis nuclear al Consejo de Seguridad de la ONU

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Reino Unido, Francia, China y Rusia), Alemania y la Unión Europea (UE) alcanzaron un acuerdo en Londres para remitir a ese órgano la crisis nuclear de Irán. Se espera que el OIEA traslade el problema nuclear de Irán al Consejo de Seguridad en la reunión de emergencia que ese organismo mantendrá mañana jueves.

Comparten graves preocupaciones sobre el programa nuclear del país árabe
Tras una cena de ministros de Asuntos Exteriores que se celebró hasta bien entrada la madrugada, esos países acordaron que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de las Naciones Unidas refiera al Consejo de Seguridad el contencioso iraní.

Las potencias adoptaron esa decisión debido a que “comparten graves preocupaciones” sobre el programa nuclear del Gobierno de Teherán, afirmó en un comunicado el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, quien hizo de anfitrión de la reunión.

Esos países abogaron también porque el Consejo de Seguridad espere hasta marzo para decidir qué tipo de medidas se aplican contra Irán, ya que en ese mes se espera conocer un informe del OIEA sobre las actividades nucleares del régimen de los ayatolá.

Los ministros reunidos en Londres, entre los que figuraba la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, coincidieron en que “se requiere la extensión de un periodo para que Irán cimente una confianza” con la comunidad internacional.

Para alcanzar ese objetivo, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Alemania y la UE instaron a Irán a “restaurar completamente la suspensión de la actividad relacionada con el enriquecimiento de uranio”, explicó Straw.

Asimismo, las potencias confirmaron “su disposición a continuar trabajando para lograr una solución diplomática al problema de Irán”. Los ministros -agregó el titular británico de Exteriores- también “remarcaron su compromiso con el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT, en sus siglas inglesas) y su determinación para impedir la proliferación de armas nucleares”.

Aunque el Gobierno de Teherán insiste en que su programa nuclear sólo tiene fines civiles, como generar energía eléctrica, Estados Unidos y la Unión Europea consideran que Irán persigue la construcción de armas atómicas.

El régimen de los ayatolá desafió hace varias semanas a la comunidad internacional al romper el precinto de la ONU de algunas de sus plantas nucleares para reanudar sus programas de investigación y desarrollo.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú