Europa, Política, Portada
El nuevo ministro de Defensa ruso, Andrei Belousov, es economista.Imagen: Vladimir Astapkovich/dpa/picture alliance

El nuevo ministro de Defensa ruso, Andrei Belousov, es economista.Imagen: Vladimir Astapkovich/dpa/picture alliance

Andrei Belousov y el keynesianismo militar

Al comienzo de su quinto mandato como presidente, Vladimir Putin está reorganizando aún más su país hacia una economía de guerra. Un economista sin experiencia en el ejército va a ayudarle ahora en este empeño.

Putin ha nombrado ministro de Defensa a Andrei Belousov, antiguo viceprimer ministro. La aprobación parlamentaria se considera segura. El anterior ministro de Defensa, Sergei Shoigu, pasará a presidir el Consejo de Seguridad Nacional.

Belousov ni siquiera ha cumplido el servicio militar. Pero con su elección, Putin quiere posicionarse mejor para la guerra de desgaste contra Ucrania.

“Hoy en día, el ganador en el campo de batalla es el que está más abierto a la innovación”, comentó el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, sobre el cambio. “La economía del bloque de poder” también debe integrarse mejor “en la economía del país”.

Belousov es “un candidato muy adecuado” para esta tarea, declaró a DW Nina Khrushcheva, politóloga ruso-estadounidense. Belousov parece haberse hecho un nombre como tecnócrata tranquilo y profesional.

“Por un lado, no es rechazado por los economistas de mercado; por otro, está comprometido con la primacía del Estado en la economía”, dijo. Así pues, ¿quién es el hombre que asume la cartera de Defensa de Rusia en plena guerra?

Vladimir Putin y Sergei Shoigu en el desfile militar del Día de la Victoria en Moscú.
El desfile del “Día de la Victoria”, el 9 de mayo de 2024 en Moscú. Shoigu (derecha) seguía siendo ministro de Defensa.Imagen: Alexander Zemlianichenko/AP Photo/picture alliance

Íntimo confidente de Putin

Andrei Belousov, hijo de un economista nacido en Moscú, tiene 65 años. Siguió los pasos de su padre y también estudió economía.

Después investigó sobre previsiones de mercado en la Academia Rusa de Ciencias. Asesoró al Gobierno y fue viceministro de Economía entre 2006 y 2008.

El año 2008 fue decisivo para su carrera. En ese momento, Putin, que pasaba del cargo de presidente al de primer ministro, le nombró jefe de su departamento económico. Esto le proporcionó contacto directo con Putin. Desde entonces, Belousov ha estado vinculado al círculo cercano del presidente ruso.

Su dependencia directa de Putin y el hecho de que Belousov no pertenezca a ninguna de las facciones que luchan por la influencia en el Kremlin también deberían hacerle menos susceptible a la corrupción. Su predecesor, Shoigu, fue acusado a menudo de corrupción. Más recientemente, el adjunto de Shoigu fue incluso detenido, lo que muchos observadores interpretaron, con razón, como una señal de que pronto sería destituido.

Tecnócrata que apoyó la anexión de Crimea

Desde que se convirtió en hombre de Putin, Belousov ha sido ministro de Economía (de 2012 a 2013), asesor económico del presidente (de 2013 a 2020) y, más recientemente, viceprimer ministro desde 2020. En estos puestos, ha desempeñado un papel clave en la configuración de la política económica rusa de los últimos años. Es conocido como partidario de la inversión estatal en la economía.

Hace unos años, el portal ruso “The Bell” informó que fue uno de los pocos expertos económicos del entorno de Putin que apoyó la anexión de Crimea en 2014. También se dice que Belousov considera que Rusia está “rodeada de enemigos”. Esta visión del mundo también puede explicar su cercanía a Putin.

“En los últimos años, Belousov ha estado obsesionado con la idea de la soberanía tecnológica de Rusia”, escribe la periodista independiente rusa Farida Rustamova, especializada en las élites rusas, en el servicio de mensajería Telegram.

Fue bajo la dirección de Belousov que se elaboró el concepto de desarrollo tecnológico hasta 2030. Según el plan de Belousov, Rusia debería aprender a producir chips, máquinas de alta precisión, dispositivos médicos y software, aviones y drones para esa fecha, escribe Rustamova.

“Belousov se interesa por las innovaciones en los sistemas de armamento, y está claro que ésta será una de sus prioridades”, confirma Alexandra Prokopenko, del Centro Carnegie Rusia Eurasia de Berlín, en entrevista con DW.

“La prioridad del Kremlin en estos momentos es la guerra”, dice Prokopenko, que trabajó en el Banco Central ruso. “Confían en el keynesianismo militar, es decir, en el hecho de que se puede impulsar el crecimiento económico durante mucho tiempo invirtiendo en el complejo militar-industrial”.

Una información de Grzegorz Szymanowski para DW.

 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú