Política

Se recrudece el enfrentamiento entre Gobierno y Congreso de Ecuador tras el asalto al Parlamento

El presidente de Ecuador ha responsabilizado de la violencia empleada por sus propios seguidores a a los integrantes del Congreso, y, encima, dice que son los diputados quienes deben “apagar el fuego que han encendido” por oponerse a sus planes la convocatoria para celebrar una consulta popular que decida sobre la instauración de una Asamblea Constituyente de plenos poderes.

Correa responsabiliza a los diputados de incendiar Ecuador
La tensión entre el Gobierno y el Congreso de Ecuador aumenta tras los violentos incidentes vividos en la sede del Parlamento. Allí, los diputados fueron desalojados ante el acoso de manifestantes que exigían una Asamblea Constituyente.

El Ejecutivo y el Congreso se responsabilizaron mutuamente de los hechos, en los que un grupo de manifestantes oficialistas, llegó a entrar en la planta baja del edificio donde se reúne el Legislativo, contra el que arrojaron piedras, botellas, palos y otros objetos.

Minutos antes de que estallara la violencia, los diputados fueron evacuados por la Policía, mientras en la calle se concentraban miles de personas de grupos políticos, sociales, indígenas y estudiantiles afines al Gobierno del presidente, Rafael Correa.

Durante la sesión, los diputados comenzaban a considerar la documentación enviada al Congreso por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sobre el decreto presidencial de convocatoria de una consulta popular para instituir una Asamblea Constituyente de plenos poderes.

El Presidente

Según una nota de la Presidencia, “la responsabilidad última de esta situación corresponde a los vocales del TSE y a los diputados y diputadas del Congreso Nacional, por su actuación en contra de la voluntad manifiesta de los ciudadanos y ciudadanas del Ecuador, expresada mayoritariamente en las urnas, el pasado 26 de noviembre”.

De este modo el Ejecutivo criticaba al órgano de control electoral por haber remitido al Parlamento la documentación sobre la consulta, que el presidente Correa había, según sus palabras, “ordenado” organizar al TSE sin que entrase a considerar su pertinencia ni consultarlo al Legislativo.

El Ejecutivo añadía en su escrito que defenderá la “libertad de manifestación”, al tiempo que mostraba su rechazo a “cualquier forma de violencia” y señalaba que intentará asegurar “por todos los medios la seguridad del Congreso Nacional”.

El Congreso

Por su parte, el presidente del Congreso, Jorge Cevallos, que pertenece al Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), contrario al Gobierno, aseguró que la violenta protesta de contra el Parlamento es un “atentado” contra la seguridad del Estado.

Cevallos, en una rueda de prensa en un hotel de Quito, amenazó con adoptar medidas contra aquellas personas que atenten contra la seguridad del Estado, incluidos cargos del Gobierno.

Para el jefe del Legislativo, el presidente Correa “no entiende otra razón que no sea el caos, que no sea la fuerza, que no sea la violencia”.

El Congreso no se opondrá a los cambios que prevé emprender el Gobierno siempre que no se atropelle la Constitución vigente, dijo Cevallos, quien consideró que la Constituyente promovida por Correa está alejada de las normas que estipula la actual Carta Magna. Agencias.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú