América, Política

Crean en México nuevo seguro contra daños de terrorismo del crimen organizado

El peligroso incremento de la violencia en México -que incluyen ya actos de terrorismo como explosiones de coches-bomba- ha llevado a la creación de un único y novedoso seguro por $25 millones de dólares. Ese producto está dirigido, principalmente, a las empresas nacionales e internacionales asentadas en el país norteamericano.


El incremento en los métodos violentos que utilizan las bandas del crimen organizado que actúan en México ha obligado a la firma Marsh Brockman a operar un nuevo seguro que cubre hasta por $25 millones de dólares, los daños causados por actos del crimen organizado, sabotaje y terrorismo. Fue desarrollado junto con expertos de las compañías Bowring Marsh y Lloyd’s.

En entrevista con los medios de comunicación, Julián Abraham González, representante en México de la empresa, explicó que la póliza está dedicada, principalmente, para ser adquirida por empresas nacionales o internacionales instaladas en el país norteamericano. De hecho, dijo que se trata de un producto único en el mundo porque –destacó- “en otros países se puede encontrar el servicio de protección contra terrorismo, pero en ninguno existe la cobertura contra crimen organizado, sabotaje y fraude, juntos”.

Recordó que en otras pólizas, los actos de terrorismo están limitados a “todo acto de violencia provocado por razones o motivos políticos, religiosos, ideológicos, étnicos o de cualquier tipo”. Además, su cobertura solo abarca posibles daños físicos o materiales, es decir, aquellos que ocurran en propiedades o bienes de los clientes que contraten el servicio, no así en caso de afectación al personal de la empresa.

En el caso mexicano, señaló que el seguro contempla incluye a los posibles afectados. “Si hay un enfrentamiento entre bandas u organizaciones criminales, y como resultado se dañan las instalaciones del asegurado, éstas estarían cubiertas; lo mismo sucede si se da un choque entre el crimen organizado y autoridades”, dijo.

González reiteró que los daños por lo que responde el seguro deben ser derivados de actos de terrorismo, sabotaje, crimen organizado, acciones de fuerza entre autoridades y organizaciones criminales, así como choques entre bandas criminales.

Trae el atentado del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, las aseguradoras de todo el mundo, en especial las de ese país, se vieron afectadas en sus finanzas, lo que se tradujo en reservas para vender seguros contra terrorismo, aunque al final se acordó añadir limitaciones.

 

Con información de Notimex, Milenio y El Universal

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú