Europa, Política

Nick Clegg no ha leido la encuesta del CIS

Siguen pensando los españoles que el Paro y la Economía son sus dos grades problemas y se viene asentando con firmeza como tercer gran problema de los españoles a la clase política y a los partidos, que es lo mismo que mentar a las cosas de la política o los políticos.

Qué necesitaba el gobierno español y especialmente su presidente Zapatero alguna buena noticia es evidente. Lo que tiene encima no es poco. La economía creció un 0,1 en el último trimestre, el ibex subió un 14,43 y los “malditos” especuladores se han volatilizado por arte de magia. Además el último sondeo del CIS sacude inmisericorde a la oposición, a su líder Rajoy, menos a Zapatero y recorta el PSOE su desventaja con el PP.
 
Los famosos algoritmos y fórmulas, que tan celosamente guardan quienes cocinan estas encuestas, han operado a la perfección al interés de la causa general del gobierno. Así son las cosas y yo no me preocuparía mucho. El sondeo, como todos, es una foto fija que ya ha cambiado y además el último vuelca resultados tan chocantes y distantes con la opinión general que no debería tomarse en serio. Algunos de sus datos no parecen ser realmente lo que la gente piensa y más bien parecen indicar lo que el gobierno quiere que la gente piense. Todo convenientemente amplificado surgirá los efectos deseados.
 
Es lo que espera el gobierno. Hay sin embargo datos globales que son difícilmente manipulables, aunque convenientemente diseccionados con preguntas se pueden orientar y matizar. Mejor dicho: si no se hacen las preguntas claves no hay respuestas inconvenientes.
 
Siguen pensando los españoles que el Paro y la Economía son sus dos grades problemas y se viene asentando con firmeza como tercer gran problema de los españoles a la clase política y a los partidos, que es lo mismo que mentar a las cosas de la política o los políticos. La mala nota de la política y los políticos siempre ha estado ahí y estará por siempre. Pero aupada al tercer lugar es la primera vez en nuestra historia democrática y está sucediendo con este gobierno y no otros. Es por eso que el CIS intenta diseccionar la respuesta y reparte culpas a diestro y siniestro para ocultar quien es en mayor medida responsable de eso.
 
No hace el CIS la pregunta clave: ¿A quien considera usted responsable de eso, al gobierno, a la oposición, a las minorías nacionalistas y en qué medida? Hemos de irnos entonces a las respuestas generales para encontrar sentido y concluir que si los españoles ven como sus principales problemas el Paro y la Economía, la Política que ocupa el tercer lugar es la causa cierta de lo anterior. Es evidente, entonces, que los políticos que gobiernan han de ser más responsables que los que no. Al menos es lo que dicta el sentido común por más que se crucen preguntas y respuestas.
 
Esta cuestión al partido del gobierno le da lo mismo ya que es muy difícil que pueda aceptar que su manera de gobernar el país sea la causa. Por más que es evidente y todo el mundo sabe que ha creado problemas innecesarios al apoyarse en minorías y evitado tener en cuenta en lo esencial al principal partido en la oposición. La educación o el estatuto de Cataluña, son ejemplo claros.
 
Pero también enseña este tema de la depauperada política un camino a la oposición y al resto de los partidos. No es la cuestión abanderar una reforma electoral que ni si quiera le ha servido a Nick Clegg para sumar escaños por mas que eso sea ahora la llave del 10 de Downing Street. También en Inglaterra eso no es su principal problema y como los británicos perciban que esa es la gran prioridad lo tiene claro el próximo gobierno. En esas condiciones más le vale a David Cameron, claro ganador de las elecciones, dejar que un eventual “tripartito” o alianza “progresista” a la española se cocine en sus propios problemas que no creo dure allí mucho tiempo, como en España sucede.
 
Habrá quienes clamen por profundas reformas del sistema pero cuando las cosas de los políticos son la prioridad para los políticos, tenemos “todo” un problema. En este caso el tercero. Ocúpense entonces los políticos de los problemas de la gente y hablen y trabajen con la gente y sus problemas, el Paro, la Economía y otros muchos no menos importantes.
 
Ya se hace, me dicen. Ya lo se. ¿Y?…Pues más todavía. ¿Y cómo?… Pues con todo. ¿Y el tema de los políticos?… Se resuelve un poco, solo un poco, haciendo lo anterior. Cualquier buen alcalde o concejal y hay muchos, lo sabe y no por eso les quiere más la gente.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú