América, Política, Portada

Seguidores de Petro atacan la revista Semana

Decenas de integrantes de la comunidad indígena que llegaron a Bogotá en apoyo al gobierno el 29 de septiembre irrumpieron por una hora en el edificio que alberga a Semana y a otras compañías. Los manifestantes hirieron a un guardia de seguridad, rompieron vidrios, amedrentaron a las personas que se encontraban en las instalaciones y repudiaron la línea editorial del medio. La Policía llegó al lugar y contuvo el ataque.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asalto de manifestantes a la sede de la revista Semana, en Bogotá que dejó un herido y daños materiales. La organización consideró que “este ataque contra la libertad de prensa no puede quedar en la impunidad”, pidiendo a las autoridades aplicar la ley con severidad.

Vicky Dávila, directora de Semana, expresó en la red social X que los ataques son el reflejo de la estigmatización del presidente Gustavo Petro y algunos miembros de su gobierno en contra del medio.

Para algunos analistas, el ataque responde a un ciclo de violencia que nace en los discursos de odio de la actual esfera política. Así lo ve Mario Fernando Guerrero, investigador de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien considera la toma por la fuerza de las instalaciones de Semana como la prueba de un ascenso del conflicto violento en Colombia -ahora extendido a los ámbitos más sociales y públicos-, debido a “la retórica de enemigos y de odio entre dos polos políticos”, indica a DW.

Gustavo Petro comunicó en su cuenta de X (antes Twitter) que rechazaba la violencia sobre cualquier medio de comunicación. Pero, para las organizaciones de defensa de los periodistas, esto no es suficiente.

Sobre todo, si después se toman posturas estigmatizantes hacia los medios, especialmente en mitad de un clima en el que “grupos armados ilegales presionan, amenazan, asesinan a periodistas, promoviendo así la autocensura”, recalca Jornet desde la SIP.

Desde la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) abogan porque los gobernantes “extremen sus responsabilidades en sus mensajes”, con tal de no alentar la espiral de violencia.

“El presidente Petro está a tiempo de demostrar con hechos, no sólo con palabras, que comprende la importancia que tiene para la consolidación democrática una prensa libre y el pleno respeto a la libertad de informar y ser informado”, indica Jornet a DW.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú