Europa, Política

“Contramedidas” y Evasión en el Congreso

…el puerto no se vislumbra y la distancia es muy larga…

Han llegado las medidas del Gobierno español contra la crisis al Congreso. Diríamos mejor las “contramedidas”, pues medidas ya se tomaron y no pocas, con resultados catastróficos.
 
Son esos artilugios que lanzan los barcos, aviones y submarinos cuando en la refriega bélica son atacados. Lo vemos en las películas. Normalmente después de lanzar esas “contramedidas” se ordena la conveniente maniobra de evasión.
 
No se me ocurre mejor imagen para ilustrar lo que en el Congreso ha sucedido con el decreto o contra decreto anticrisis del gobierno Zapatero, obligado por la orden imperativa de quien ostenta el mando de la flota aliada. Lease Obama, Merkel
 
El caso es que el gobierno ha permanecido agazapado durante años detrás de buques insignia que sí supieron ver la necesidad de ahorrar munición y ha navegado alegremente sin rumbo y disparando a diestro y siniestro en una orgía desmesurada para tener contenta a la tropa.
 
Los buques insignias se han abierto a derecha e izquierda y dejado a la flotilla española de cara frente al fuego, sin munición de ataque, el combustible en la reserva y en la bodega, apenas unos cuantos de esos artilugios de calor que pueden resultar insuficientes.
 
Hubieron en el buque oficiales y marineros que ya advirtieron de la juerga inconveniente pero fueron arrestados y confinados a camarotes y calabozos por insolidarios y antipatriotas. Ahora, incluso, el mando sigue pensando que son quintacolumnistas y culpables.
 
Ese alto mando español dio la orden de silenciar las baterías del gasto, lanzar al agua esas contramedidas y a oficiales y marineros les ha recortado el sueldo y derechos para intentar ponerle combustible al tanque vacío. El objetivo es llegar a algún puerto, aunque sea pequeño, para quedar al abrigo.
 
Pero el puerto no se vislumbra y la distancia es muy larga. Hay que reducir el déficit al 3% y las contramedidas alcanzan 15.000 millones, quedan otros 80.000 millones de euros de distancia. El capitán sigue al frente preocupado por los conatos de motín y confiando en sus contramedidas lanzadas.
 
En el Congreso, la maniobra de evasión fue propiciada por 13 diputados abstencionistas que no quieren, de momento, sumarse a la opinión generalizada en la tropa y en los nutridos calabozos de que es preciso proceder al relevo del capitán y su cuerpo de guardia. Ellos sabrán.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú