Europa, Política

Cumbres Borrascosas en Madrid

Mientras se celebra la cumbre, Europa va a evaluar si las medidas de Zapatero frente al déficit español son suficientes

Comienza hoy en Madrid la cumbre Unión Europea- América Latina y Caribe que organiza la presidencia española de la UE. No llega el tema en el mejor momento para Europa y desde luego para España, golpeada por una crisis económica y política cuyas consecuencias no son fáciles de prever.
 
Pese a que el gobierno español viene desde hace meses esforzándose sobremanera, a golpe de talonario, por relanzar su imagen internacional y había previsto que este y el resto de los fastos previstos de la presidencia europea asentaran el principio de la recuperación de su depauperado prestigio, la realidad de las cosas se ha impuesto para contrariedad de políticos y desazón de funcionarios y diplomáticos.
 
Esa realidad de las cosas no puede ser más evidente. Mientras  se celebra la cumbre, Europa va a evaluar si las medidas de Zapatero frente al déficit español son suficientes. Ya sabemos lo que dirán: van en la buena dirección pero debe España acometer reformes estructurales urgentes y eso será más noticia, que los acuerdos comerciales que esta Europa tambaleante cerrará con una América Latina disgregada.
 
Esa es también hoy la imagen de América Latina. Una América Latina que en conjunto va a crecer al 4% en 2010 según el FMI pero que no acaba de cuajar un espacio y voz común frente al resto del mundo. La Cumbre está plagada de minicumbres en función de los diferentes acuerdos de asociación que la UE tiene y los distintos procesos de integración subregional que existen en AL o las negociaciones comerciales que se siguen con diferentes países. Es pues todo un galimatías de reuniones. Con México, con Centroamérica, con el bloqueado Mercosur, con Perú y Colombia
 
Hubo un tiempo en que el sistema de Cumbres Iberaméricanas ambicionó una posición común, al menos en lo político, pero la idea fue dinamitada por la involución democrática empujada por el populismo boliviariano de corte castrista empujado por Hugo Chávez en Venezuela, Ecuador, Bolivia o Nicaragua y las fantasías no menos populistas de la Argentina kirchneriana. La contribución del gobierno de Zapatero a eso mismo no fue menor con su apoyo indisimulado a la “revolución” chavista.
 
Apoyos que continúan aquí y allí frente a la perplejidad general de la mayoría de líderes y países europeos o el propio Barack Obama. Es el caso de Honduras y su presidente Porfirio Lobo al que no le dejan estar en la Cumbre global, pero que si estará en la Centroamericana. Van a faltar los líderes de Uruguay, Cuba y Venezuela, también Italia, Reino Unido y Grecia, según anuncia el gobierno español. No es mala noticia que no estén Raúl Castro y Hugo Chávez pero éste lo mismo se descuelga por Madrid para aguarle la fiesta a sus socios españoles y darnos a todos la cumbre.
 
La retórica Declaración Final y el no menos retórico Plan de Acción ya están escritos y verán que hablan de Crisis económica, Cambio Climático, Haití , Ciencia, Investigación, Tecnología, Medio Ambiente, Energía, Integración Regional, Cohesión social, Educación, Migración, Drogas… o sea, de todo y lo de siempre y esta vez sin demasiados fondos europeos con los que acompañar unas fotos de familia que ya están amortizadas, al menos en España.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú