Autores, Economía y Sociedad, Europa

Francia sigue impidiendo la vigencia del acuerdo entre Mercosur y la UE

Macron, acaba de sostener que “está en contra” del acuerdo con el Mercosur, al que tilda de “incompatible” con la Unión Europea.


 
            En febrero de este año advertí públicamente que el acuerdo comercial celebrado, después de dos décadas de pacientes negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea en el año 2019, flotaba sin ser ratificado.

Un grupo de Estados Miembros de la Unión Europea, liderado siempre por Francia, a la que acompañan Bélgica, Holanda, Irlanda y Austria, condicionaba, ya entonces, su ratificación a que Brasil no deforestara el Amazonas. Una excusa, como cualquier otra. Brasil no es el Mercosur, obviamente.

Sucede que Francia está absolutamente decida a boicotear ese acuerdo. A impedir su vigencia, a toda costa.

 Por una sencilla razón. Esto es porque nuestros agricultores son, es rigurosamente cierto, sustancialmente más competitivos que los europeos, que no quieren renunciar a los fuertes subsidios de todo tipo de los que gozan en su medio y prefieren cerrar sus fronteras a las exportaciones provenientes del Mercosur, que superan claramente a sus poco competitivos competidores europeos, en calidad y precio.

Dije entonces algo grave: que los europeos no fueron sinceros al suscribir el importante acuerdo con el Mercosur, desde que no pensaban, en modo alguno, respetarlo.
Nos engañaron, entonces. Mal. Y agregué que, para ello, utilizarían toda suerte de excusas. Lo que equivalía a haber decidido ex ante no cumplir la palabra engañosamente empeñada con nosotros. Una decisión y actitud nítidamente condenable por desleal y, además, sumamente dañina para nosotros.

Desgraciadamente, no me equivoqué, para nada. Así fue. Y sigue siendo.

Y, me temo, que seguirá sin cambios. Y es, por ello, hora de actuar denunciando sin rodeos lo que nos está sucediendo, saliendo de una pretendida actitud “esperanzada” que, en rigor, supone soñar despiertos. Y, peor, engañar constantemente a todos los argentinos.

El propio presidente francés, Emmanuel Macron, coincide ahora conmigo.

Acaba de sostener que “está en contra” del acuerdo con el Mercosur, al que tilda de “incompatible” con la Unión Europea, lo que debe leerse como “la voluntad de Francia”.
Se sacó la careta. No podemos ignorarlo. Argumenta ahora, en un cambio absolutamente descarado de posición, que el acuerdo con el Mercosur “no es coherente con sus políticas en materia de biodiversidad”. Para poder discutir y postergar, por décadas, lo que la Unión Europea ya ha comprometido, pero que no se cumplirá jamás.
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas,
 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// BLOG DEL AUTOR

Menú