Economía y Sociedad, Portada

La inmensa mayoría de las personas siguen viviendo en los países en que nacieron

La Organización Internacional de las Migraciones, organismo dependiente de ONU, ha publicado  el Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2022.

OIM publica este tipo de informes desde el año 2000.

Según la estimación más reciente, en 2020 había en el mundo aproximadamente 281 millones de migrantes internacionales, una cifra equivalente al 3,6% de la población mundial.

Globalmente, el número estimado de migrantes internacionales ha aumentado en las últimas cinco décadas. El total estimado de 281 millones de personas que vivían en un país distinto de su país natal en 2020 es superior en 128 millones a la cifra de 1990 y triplica con creces la de 1970.

Remesas

Los datos existentes indican un aumento global de las remesas en los últimos decenios, pasando de 126.000 millones de dólares de los Estados Unidos en 2000 a 702.000 millones de dólares de los Estados Unidos en 2020. En 2020, la India, China, México, Filipinas y Egipto fueron (en orden descendente) los cinco principales países de destino de las remesas, aunque la India y China se situaron muy por encima de los demás, con entradas superiores a 83.000 millones de dólares de los Estados Unidos y 59.000 millones de dólares de los Estados Unidos, respectivamente. Los Estados Unidos de América han ocupado sistemáticamente el primer lugar entre los países de origen de remesas, y en 2020 tuvieron una salida total de 68.000 millones de dólares de los Estados Unidos, seguidos de los Emiratos Árabes Unidos (43.200 millones de dólares de los Estados Unidos), Arabia Saudí (34.600 millones de dólares de los Estados Unidos), Suiza (27.960 millones de dólares de los Estados Unidos) y Alemania (22.000 millones de dólares de los Estados Unidos).

 

Europa y Asia acogían en 2022 a alrededor de 87 millones y 86 millones de migrantes internacionales, respectivamente, sumando el 61% de la población mundial total de migrantes internacionales.

Les seguían América del Norte, con casi 59 millones de migrantes internacionales, equivalentes al 21% de la población mundial de migrantes, África, con el 9%, América Latina y el Caribe, con el 5%, y Oceanía, con el 3%.

En relación con el tamaño de la población de cada región, en 2020 tenían las proporciones más altas de migrantes internacionales Oceanía, América del Norte y Europa, con un 22%, un 16% y un 12% de la población total, respectivamente. La proporción de migrantes internacionales era relativamente pequeña en Asia y África (1,8% y 1,9%, respectivamente) y en América Latina y el Caribe (2,3%).

Sin embargo, el crecimiento más marcado entre 2000 y 2020 se registró en Asia, con un aumento del 74% (alrededor de 37 millones de personas, en cifras absolutas). Europa experimentó el segundo crecimiento más alto durante este período, con un aumento de 30 millones en el número de migrantes internacionales, seguida de América del Norte (18 millones) y África (10 millones).

La proporción de migrantes internacionales varía considerablemente entre las distintas partes del mundo

La gran mayoría de las personas que migran no cruzan fronteras internacionales, sino que permanecen dentro de sus países (se ha estimado que en 2009 había 740 millones de migrantes internos). Dicho esto, el aumento de los migrantes internacionales a lo largo del tiempo – tanto en cifras absolutas como proporcionalmente – ha sido evidente, y algo más rápido de lo que se había pronosticado

Aunque solo una pequeña proporción de la población mundial está formada de migrantes internacionales (3,6%), se dan amplias disparidades a nivel de país. En algunos países, como los Emiratos Árabes Unidos, más del 88% de la población son migrantes internacionales.

La migración y la lotería del nacimiento

Al examinar la calidad de vida general en cada país y la posibilidad de migrar en función del acceso a visados, se observa que las opciones de migrar de manera regular dependen en cierta manera de la “lotería del nacimiento”, y en particular de la nacionalidad del migrante potencial. De los datos se desprende que ciertos grupos de nacionalidades tienen muchas más posibilidades de acceder a visados y acuerdos de exención de visados.

El Índice de Pasaportes Henley, una clasificación mundial de países en función de la libertad de movimiento de la cual disfrutan sus ciudadanos, por ejemplo, demuestra que la capacidad de una persona de entrar en un país con relativa facilidad viene en muchos sentidos determinada por su nacionalidad. El acceso a visados también refleja de manera amplia la posición y las relaciones de un país dentro de la comunidad internacional, así como su grado de estabilidad, seguridad y prosperidad con respecto a otros países.

Los datos también transmiten información sobre otros dos aspectos: la existencia de diferencias significativas entre los países con un alto índice de desarrollo humano y el resto, y la posibilidad de que los países con un índice de desarrollo humano medio puedan ser importantes países de origen, de tránsito y de destino de manera simultánea.

Los ciudadanos de los países que presentan un índice de desarrollo humano muy alto pueden viajar sin visado a aproximadamente el 85% de todos los países del mundo. Los países con un índice de desarrollo humano muy alto también son destinos importantes y populares entre los migrantes. Por el contrario, las restricciones de visado que se imponen a los países con niveles muy bajos de desarrollo humano indican que sus ciudadanos tendrán problemas para optar a vías de migración regular. Las vías irregulares probablemente sean las opciones más realistas (si no las únicas) de que disponen los posibles migrantes de estos países.

La OIM concluye que por su propia naturaleza, las dinámicas complejas de la migración y la movilidad internacional nunca pueden ser enteramente medidas, comprendidas y reguladas. Sin embargo, tal y como muestra el Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2022 (en este enlace el informe interactivo), sí que existe un cuerpo de datos e información que crece y mejora de forma continua, lo cual puede ayudarnos a obtener una mejor comprensión de los aspectos clave de la migración en tiempos cada vez más inciertos.

 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú