Economía y Sociedad, Europa

Los jóvenes españoles hacen las maletas

Por primera vez en 10 años el saldo migratorio de España es negativo. Son más los que se van que los que vienen. El censo de españoles residentes en el extranjero se ha incrementado en 300 mil personas desde 2008 hasta diciembre de 2011.

Es lo que asegura Ana Anabitarte, desde Madrid, en un cuidado reportaje que firma para el rotativo mexicano El Universal.

Bajo el títular “España, el país de las ilusiones perdidas” desgrana datos y nos acerca a la personal historia de dos jóvenes profesionales que tuvieron que emigrar para encontrar trabajo, amén de la opinión de observadores y expertos de un fenómeno que, aunque dificil de cuantificar, es vox populi en España.

Cada vez son más los medios, especialmente los latinoamericanos, que prestan atención al fenómeno de la nueva emigración española. Lo cierto es que, historicamente, la emigración en España (pero no solo en España) es un factor directamente relacionado con las crisis económicas, la pobreza y el paro.

Mas allá del dato, que el reportaje no apunta, de que entre los 300 mil españoles emigrados hay un porcentaje muy alto de inmigrantes que adquirieron la nacionalidad española y ahora retornan a sus paises de origen (es el caso sobre todo de ecuatorianos y peruanos), la información de Ana Anabitarte pone el dedo en la llaga cuando asegura que ahora la emigración española tiene otras características:

“Son jóvenes, de nacionalidad española, tienen entre 25 y 35 años, una o dos carreras universitarias, uno o varios master o doctorados, hablan dos o más idiomas y conforman la generación mejor preparada que ha habido nunca en España.”

Mi opinión: España saldrá de esta crisis, como siempre, “saliendo de España”; lo están haciendo las personas y las empresas (muchas de ellas muy pequeñas). Internacionalización es la palabra de moda en España.

Que los jóvenes españoles, hagan hoy (mas que ayer) las maletas para trabajar me parece un dato muy positivo y esperanzador para el futuro de España, de América Latina o de cualquier región o país  al que emigren. Más aún si tenemos en cuenta que muchos de estos jóvenes españoles son hijos de inmigrantes formados en España. Algunos apuntarán a la irremediable pérdida de capital humano. Creo, sinceramente, que es un argumento de otros tiempos y bueno sería que los gobiernos se dieran cuenta de ello.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú