Europa, Política

Rajoy, la Crisis y los Especuladores.

La verdad del cuento es que el “no” estuvo más en la boca de Zapatero que en la de Rajoy

En España se viven las consecuencias de la reunión en la cumbre Zapatero-Rajoy y se analizan con profusión y empeño general los perfiles del desacuerdo. Claman por las bondades del Acuerdo y destacan sus contornos beneficiosos quienes vinieron a reventar, desde hace ya seis años y en el minuto cero, la teoría del consenso y el pacto; aquellos que anunciaron tabla rasa sobre todo lo conseguido e inspiraron sus decisiones en hacer lo contrario de lo que se había hecho.
 
Son los políticos en el poder quienes tienen la responsabilidad pero no solo, que el gobierno está acompañado siempre por un corifeo de voces que inspiran, aplauden y ahora justifican hasta la saciedad y el ridículo. Estamos en la sublimación de la teoría del acuerdo. Lo piden casi todos en las tribunas mediáticas.
 
Piden también tiempo y estabilidad. Nos recuerdan que las elecciones están lejos y afean a la oposición su pertinaz postura. Necesitamos a todos al lado del interés general de España, es el mensaje que retumba en los aledaños de un gobierno con el agua al cuello. A Rajoy le dicen incluso que ese ejercicio de responsabilidad suprema agigantaría sus opciones.
 
Pero la verdad del cuento es que Rajoy se fue a ver a Montilla para decirle con meridiana claridad lo que pensaba y pedirle responsabilidad y Montilla dijo que “no”. Rajoy le dijo “si” a Zapatero y se fue a verle y le pidió decisiones concretas sobre el déficit o el desempleo y Zapatero no dijo que “si” a las propuestas de Rajoy. La verdad del cuento es que el  “no” estuvo más en la boca de Zapatero que en la de Rajoy. Nos quieren hacer ver lo contrario.
 
Hemos sabido también que hay gente maléfica que está haciendo caer la bolsa. Lo dicen nuestros políticos importantes, Zapatero y De la Vega, en un alarde inconmensurable de demagogia. Hablan de oscuros especuladores que quieren hacer daño a España. Tienen los medios para saber quienes son pero no pueden señalar a nadie, pues la verdad es que no existen. En Bolsa, grandes inversores, medianos y pequeños especulan cada día en un mercado que lo es de expectativas y confianza. Es imposible poner de acuerdo a millones de ahorristas e inversores que operan desde cualquier lugar del Planeta.
 
Esta semana los británicos votaban mayoritariamente a la oposición conservadora y liberal-demócrata y los españoles especulaban con unas elecciones que no tocan, con el convencimiento de que lo mejor es que se produzcan cuanto antes y sabiendo que no serán convocados en ningún caso. Portugal, España y Grecia se quedan solos en Europa con gobiernos que piensan que nada tienen ellos que ver con el paro y el déficit. En España todo es culpa de la crisis y ahora también de los especuladores y por supuesto de…Rajoy.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú