Europa, Política

Rendir Cuentas y Cumplir

esas cumbres no pasan de ser grandes “tertulias” llenas de retórica y propaganda

Lo ha dicho David Cameron en un artículo que publica el canadiense “Globe and Mail”. Se reúne el G-8 y el G-20. Para el primer ministro británico, ese “nuevo chico del barrio” como se ha definido así mismo, esas cumbres no pasan de ser grandes “tertulias” llenas de retórica y propaganda. No sirven para tomar decisiones y tampoco se rinden allí cuentas de las promesas hechas el anterior año.
 
Cameron ha dicho que "se gasta mucho dinero en organizarlas”, “que las ciudades anfitrionas se ven perturbadas durante días o incluso semanas", “que se intercambian buenas intenciones en conversaciones productivas  pero rara vez esas intenciones se cristalizan en acciones globales reales y tangibles" y que "cuando nos reunimos un año después, vemos que las cosas realmente no han avanzado".
 
Van a mirarle se soslayo y regalarle cómplices sonrisas los líderes mundiales ya expertos en las cosas de la globalidad. Ya “aprenderá”, seguro que piensa más de uno. Ese es el problema y lo probable que suceda en los años próximos si el joven líder británico se deja embaucar por la ineficiente doctrina esa del multilateralismo activo.  
 
De momento Cámeron la ha organizado en el Reino Unido para poner orden en las cuentas. Es lo mejor que puede hacer por su país y por el resto del mundo, habida cuenta de la innegable importancia que para todos tiene, británicos y no británicos, que Inglaterra, por decirlo fácil, esté bien y despeje sus problemas.
 
¿Y en España? Sigue el gobierno sin entender que debe asumir con rigor sus propias responsabilidades a pesar de que prediquen con machacona insistencia lo contrario.  Es por eso que el “run run” creciente es que  algo parece que se está moviendo ya y al margen del gobierno. Vendrán noticias en ese sentido.

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú