Autores, Economía y Sociedad, Europa

75º aniversario de la trágica “noche de los cristales rotos”

En los hechos, los incidentes anti-judíos están creciendo. No en una forma alarmante, pero significativamente, a estar a las constancias delo sucedido el año pasado.



 Hace unos 80 años, en una noche de verdadera locura, realmente trágica, algunos berlineses salieron masivamente a las calles a romper las vidrieras de los comercios de propiedad de judíos en Berlín, a los que, acto seguido, saquearon. Unas 1.400 sinagogas y unos 7.500 comercios de propiedad de judíos fueron increíblemente atacados, casi simultáneamente. La historia nunca olvidará el horror lo sucedido.
 
Ese fue, es evidente, el desgraciado prólogo del horrible genocidio que luego se desataría, que desde entonces avergüenza a la humanidad, para siempre.
 
Hoy, la población judía crece en Alemania. Hablamos de menos del 1% de la población total. Pero, en Berlín solamente, hay algo más de 10.000 judíos.
 
Pero la población judía es de menos de un quinto de la enorme población turca que hoy vive expatriada en Alemania.
 
Hay algunos estudios preocupantes que señalan que, aún hoy, un 20% de los alemanes tendría todavía algún dejo de anti-semitismo latente. En los hechos, los incidentes anti-judíos están creciendo. No en una forma alarmante, pero significativamente, a estar a las constancias delo sucedido el año pasado.
 
El llamado “jihadismo” islámico parecería ser hoy el principal -y peligroso- responsable de lo que aún sucede.
 
Hoy hay asimismo notorios sentimientos prejuiciados anti-judíos en Polonia. Y en Hungría. Curiosamente, ellos también aparecen en Portugal, que tiene en su pasado un largo capítulo de corte fascista.
 
Ellos son bastante más raros en Italia y en Francia, pese a que entre los galos aún hay unos pocos episodios sórdidos, como el reciente asesinato de una anciana judía, de 85 años, MireilleKnoll, en Paris.
 
Y ciertamente son muy marginales en Gran Bretaña y en los Países Bajos.
 
Para muchos europeos, hoy la población judía es considerada, con toda razón, como socialmente enriquecedora, por su sobresaliente participación en el mundo de las ciencias y en el de las artes.
           
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// BLOG DEL AUTOR

Menú