Un mercadeo de emociones

No será un Mundial normal el de Qatar. Primero, por ser el primero que rompe los calendarios de todas las competiciones nacionales. Segundo, porque significa la ostentación apoteósica de la riqueza…
Menú