América, Política

Una elección que desnuda abruptamente la arrogancia de Cristina Fernández de Kirchner

No todo lo que reluce es oro. Y Cristina, es cierto, reluce, pero no tiene nada de oro.


El actual gobierno argentino que encabeza (formalmente) el poco idóneo presidente Alberto Fernández y que dirige, efectivamente, su actual vice-presidente: Cristina Fernández de Kirchner, acaba de recibir una paliza absolutamente monumental en los comicios internos previos a la elección de medio término, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre.
 
No era imprevisible. Desde estas mismas columnas así lo pronostiqué, sin rodeos. Parecía inevitable.
 
Por su excepcional dimensión, el poderoso mensaje de rechazo enviado por el pueblo argentino ha sido realmente atronador. Aunque los vencidos procuren tratar de disimularlo, sin ningún éxito, desde que ello es simplemente imposible.
 
La arrogancia inusual de la Sra. Cristina Fernández de Kirchner contribuyó a la derrota. No podía ser de otra manera. Su perturbadora vanidad y prepotencia trasponen con frecuencia los límites de lo razonable. Su sentimiento de superioridad, más aún.
 
Su orgullo, falso, puede realmente tornarse inaguantable, por grotesco. Su ego la vuelve irresponsable. Su actitud, siempre desafiante, espanta a quien se le acerca desinteresadamente.
 
Para ella es hora de reflexionar. De pensar en recuperar la humildad extraviada. De procurar contener la soberbia que destila sin descanso.
 
De evaluar su verdadera dimensión, que no es menor. De apreciar los valores de los demás, que ciertamente existen. De mejorar relaciones. De edificar un liderazgo basado en ideas y no en actitudes arrogantes, siempre desmedidas.
 
No todo lo que reluce es oro. Y Cristina, es cierto, reluce, pero no tiene nada de oro.
 
Debe saber agradecer a los demás. Auto-controlarse. Llenarse de amabilidad y simpatía. Y aparecer como la principal responsable de lo que es: la monumental e histórica derrota de lo que queda del peronismo, lo que debiera hacerle cambiar de rumbo y de actitudes.
 
Mañana es tarde. ¿Podrá?
 
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú