América, Política

Los talibanes designan en su primer equipo de gobierno a dos implicados en el atentado contra la AMIA, en 1994

El triunfo de los talibanes en Afganistán no es, para nada, una buena noticia para los argentinos, pese a la enorme distancia que los separa físicamente del país asiático.


Porque en el nuevo gobierno del presidente Ebrahim Raisi hay, por lo menos, dos peligrosos individuos que están, personal y directamente, implicados en los atentados terroristas que fueran perpetrados en la ciudad de Buenos Aires, presuntamente buscados activamente por Interpol.
 
Este es, primero, el caso de Mohsen Rezaei, ahora nada menos que el vice-presidente afgano para los asuntos económicos. Al que se suma un segundo, el de Ahmad Vahidi, uno de los nuevos jefes de los Guardias Revolucionarios, ahora designado además en el crucial Ministerio del Interior iraní.
 
Ambos están buscados por su participación personal en los cruentos -y aún impunes- atentados de 1994, contra la AMIA, que costaran la vida de 85 argentinos y causaran heridas en más de 300 argentinos y de 1992 contra la Embajada de Israel en Buenos Aires.
 
Cuando Afganistán se ha transformado, otra vez, en un peligroso “santuario” para los terroristas islámicos, todos los argentinos debemos redoblar nuestras alertas y precauciones, porque nuevamente estamos claramente en la mira misma del terrorismo islámico, que nos tiene, una vez más, directamente apuntados.
 
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
 
 

// OTROS TEMAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

// EN PORTADA

// LO MÁS LEÍDO

// MÁS DEL AUTOR/A

Menú